Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La calidad de imagen es uno de los factores más relevantes a la hora de invertir en nuestro próximo televisor. En presencia de las compras navideñas, los usuarios buscamos pantallas de alta resolución y alta calidad. Las últimas innovaciones del mercado han avanzado hasta comercializar el 4K, un formato que habla en principio sobre el tamaño del píxel.

Pero ancho y alto de esta unidad fundamental no son las únicas variables a la hora de determinar la calidad de emisión. Hay píxeles de mejor calidad que otros, además de formas de mejorarla mediante otras tecnologías, y en este artículo explicamos qué otras métricas se tienen en cuenta a la hora de valorarla.

Características:

  • MÁS FINO: Con su diseño “wallpaper” fino como el papel que podrás “pegar a tu pared”
  • MÁS NEGRO: Debido a la ausencia de retroiluminación obtendrás el único negro puro imposible de conseguir en otras tecnologías
  • MÁS COLOR: No hay colores como los de OLED. Tiene el 100% de espacio DCI-P3

Añadir un pixel blanco ayuda a la colorimetría y consumo

Hasta hace no mucho los píxeles usaban la paleta de color RGB para aproximarse al color real. Combinando de manera adecuada los colores rojo, verde y azul es posible alcanzar cualquier tono dentro de un espacio tridimensional al que suelen añadirse otras dimensiones, como el brillo, el contraste o saturación.

Es precisamente entre estos factores donde entra el color blanco. Añadiendo un subpíxel blanco, como hace LG en alguno de sus televisores con la última tecnología, es posible aumentar el contraste y, por tanto, la definición de imagen. También es capaz de aportar un nivel extra de brillo (+38%) sin afectar negativamente a la combinación RGB. ¿Cómo?

Arriba pueden observarse dos espacios de color BT, el BT 709 y el BT 2020. Las televisiones LG OLED 4K hacen uso del segundo en sus pantallas, y esto significa que son capaces de mostrar (dentro del triángulo) el grueso del espacio cromático visible para el ojo humano (la figura coloreada en forma de paraboloide).

Para generar los colores, las pantallas OLED usan cuatro subpíxeles (RGBW) en lugar de tres (RGB), con lo que el rango que son capaces de alcanzar es mucho mayor. Además entran en juego varias técnicas y estándares en colorimetría, como el WCG (Wide Color Gamut), capaz de trabajar con los espacios mencionados, y HDR (High Dynamic Range), que explicaremos más abajo.

El añadido de un cuarto píxel tiene, además, la ventaja de reducir el consumo global del televisor. Mostrar información por cada píxel combinando estos cuatro elementos en lugar de los tres más conocidos hace que se reduzca el consumo, y sitúa a estos televisores dentro del reto Smart Green de LG.

Certificación UHD 4K por entidades independientes

Antes de desglosar algunos elementos más técnicos, nos detenemos un momento en qué consideramos calidad de imagen en base al tamaño del píxel. Por lo visto arriba, resulta evidente que una señal de vídeo UHD tiene cuatro veces más resolución que una señal en Full HD (1920p), así como 16 veces más que una señal de televisión estándar (720p); y esto se aplica a lo que vemos en las pantallas.

A menor tamaño del píxel, mayor calidad, y el 4K de LG (3840x2160) es compatible con señales de televisión UHD. Sabemos esto porque esta marca ha sido certificada por entidades independientes como Eurofins en Europa, UL en Estados Unidos, Intertek en Reino Unido, o TÜV en Alemania.

En el caso de Eurofins no solo se analiza la pantalla, sino su compatibilidad con la capacidad de reproducir señales en UHD incluyendo WCG, HDR, HFR tanto para entrada por HDMI como USB, streaming y antena. Es importante buscar los logos de las empresas certificadoras, que aportan un plus de confiabilidad y demuestran calidad de forma independiente y no condicionada.

HDR Technicolor, HFR, 10 bit, ¿qué significa todo esto?

La elección del televisor se ha vuelto más exigente en los últimos años porque las tecnologías evolucionan. Cada una de ellas añade un conjunto de siglas que pueden resultar confusas. ¿Qué significa HFR y cómo se materializa en un televisor? ¿Importa que la imagen tenga una señal de vídeo a 10 bit?

Hemos hablado arriba sobre cómo los espacios de color aportan una calidad de imagen superior, acercando el color emitido por el televisor a los colores que ve el ojo humano. Junto a esto tenemos otras dos formatos, HDR y HFR, que también aportan calidad a los píxeles.

La primera, High Definition Rate (High Dynamic Range), implica cómo es de abierto el rango de luminancia entre las zonas más claras y las más oscuras de la imagen. Una fotografía de alto rango dinámico es capaz de adaptar la luz que emite la pantalla al espacio de luminosidad del ojo humano. Esto evita, por ejemplo, que los negros de una escena a plena luz del día aparezcan como brillantes.

En el caso del HFR (High Frame Rate) estamos hablando de la velocidad a la que cada píxel es capaz de cambiar de color. En conjunto, indica cómo se adecúa el movimiento de un objeto a través de la pantalla. Sin HFR, el objeto parece avanzar a trompicones. Sin embargo, televisores LG OLED 4K con este estándar son capaces de mostrar imágenes más nítidas y fluidas, a 100 fps.

La velocidad a la que cambian los píxeles aporta calidad a los mismos, del mismo modo que lo hace aumentar el espacio de color más allá de la paleta clásica o permitir un mayor rango entre zonas oscuras y claras.

Hemos mencionado los 10 bit de vídeo, llamada de forma técnica “profundidad de bits”. A mayor profundidad la imagen contendrá más información y será más cercana a la realidad que vemos con los ojos. Al estar medidos en una escala exponencial, 10 bits suponen un avance enorme en comparación con televisores de 8 bits.

Un ejemplo: en una escala de grises de 8 bits tenemos 256 posibles tonos, mientras que la misma escala con 10 bits admite 1024 combinaciones.

Procesador e IA, claves en la calidad de imagen

Los nuevos televisores LG OLED 4K ya incorporan inteligencia artificial capaz de ayudar al usuario a configurar todos los elementos vistos arriba sin necesidad de conocer sus tecnicismos. Cuando vemos una película no pensamos en los contrastes o el brillo. Además, algunos de los televisores de gama alta ya cuentan con el procesador de última generación denominado Alpha.

Los procesadores Alpha 9, presentes en televisores LG OLED C8, son capaces de recibir señales de televisión UHD 4K con HDR, HFR, WCG con espacios de color BT.2020. La pantalla 4K es capaz de proyectarlos, pero el procesador Alpha 9 es el encargado de corregir la imagen en tiempo real, todo un logro de la ingeniería disponible en nuestro salón.

Mencionamos este procesador y las técnicas de configuración automáticas IA porque el mismo píxel, bien acompañado, es capaz de ganar calidad. En otras palabras, esta no solo depende de la resolución determinada por el tamaño del píxel, aunque sin duda es importante.

Si esta navidad estás buscando un televisor en oferta y la calidad es importante para ti, busca aquellos con resolución 4K certificada, como los televisores LG OLED 4K, certificados por empresas independientes.

Imágenes | Erda Estremera