Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los sistemas de interacción con nuestros dispositivos no paran de evolucionar. Cuando nos habíamos acostumbrado a que todo lo podíamos hacer a través de una pantalla táctil, irrumpen en escena novedades como los asistentes de voz o la interacción basada en gestos. Ninguno de los dos ha llegado para ser simplemente un escaparate tecnológico, ambos se van a introducir en tu teléfono para evolucionar y convertirse en una forma básica de interactuar con tu dispositivo móvil.

Cuando hablamos de gestos, hablamos de realizarlos en el aire, sin ni siquiera tener que tocar el teléfono, con la cantidad de ventajas que eso reporta. El LG G8s ha llegado al mercado con esta tecnología implementada y dispuesto a demostrar que un cambio de paradigma en usabilidad es posible. Porque, de hecho, a lo largo de la historia pocos dispositivos han cambiado tanto su forma de interactuar con nosotros como el smartphone.

Características:

  • AIR MOTION (Control sin tocarlo)
  • HAND ID (Desbloqueo biométrico por venas)
  • 5 CÁMARAS con Inteligencia Artificial y 3D
  • PANTALLA 15,7 cm 6,21” OLED FullVision
  • SONIDO envolvente DTS X:3D optimizado por Meridian
  • DISEÑO ELEGANTE Y RESISTENTE con IP68 y MIL-STD 810G

Interactuando con el teléfono: un poco de historia

El teléfono móvil ha tenido muchas evoluciones en su interfaz a lo largo de su vida, nos hemos acostumbrado a interactuar con él de muchas formas diferentes, pero siempre evolucionando hacia controles más eficaces y capaces.

El primer paso lógico tiene que ver con el trasvase de botones y pantallas simples del teléfono de casa al portátil. Teclados físicos y alfanuméricos que cada empresa diseñaba como mejor consideraba.

A comienzos de los noventa comenzaron a llegar productos muy especiales que introducían la pantalla táctil —IBM Simon—, eso sí, con tecnologías que solo nos dejaban apuntar en zonas de la pantalla. Eran los primeros paneles resistivos, con punteros para hacerlos funcionar.

El siguiente paso importante se originó a finales de los noventa, cuando las pantallas capacitivas entraban en escena. Dejaban interactuar a los usuarios con los dedos y se podían realizar gestos. A lo largo de la década siguiente los teléfonos fueron evolucionando este tipo de tecnología para conseguir interfaces multitáctiles.

Los nuevos gestos se realizan en el aire

Los teléfonos móviles están asumiendo formas de ser controlados cada vez más cercanas a la interacción natural de un humano: reconocimiento de voces, expresiones faciales o gestos que pueden ser recogidos por una cámara. Parece lógico que los desarrolladores estén intentando imitar nuestros comportamientos entre humanos también en interfaces.

Los gestos permiten al usuario realizar múltiples acciones de una vez, con una forma natural de comunicación o interacción. Por ejemplo, elegir un elemento a la derecha con un movimiento hacia ese lado es algo que nos sale natural; lo mismo podemos decir del movimiento que hacemos con los dedos al girar un dial. Imaginad un teléfono que reconoce con todo detalle estos movimientos.

La complejidad que se puede conseguir con este tipo de gestos no es equiparable a lo que podemos dibujar sobre el plano de la pantalla. Si un sistema es capaz de reconocer cada dedo de una mano, sus movimientos independientes, y las posturas de la mano en sí, las posibilidades se vuelven prácticamente infinitas.

No olvidemos que con su integración no estamos perdiendo ningún tipo de interacción que ya tuviéramos o que podamos conseguir con cualquier otro teléfono. Lo que estamos es consiguiendo es un nuevo método de control que en multitud de escenarios nos será útil, nos dará seguridad, incluso comodidad.

Obviamente estamos arrancando con la tecnología y hay que ser certero con utilidades realmente prácticas y intuitivas para el usuario. Por esto compañías como LG han creado una serie de funcionalidades muy claras que nos permiten disfrutar desde ya de la tecnología, como las que presenta el LG G8s:

Tu mano es tu password: Hand ID

¿Te imaginas desbloqueando tu teléfono con la palma de tu mano? El LG G8s introduce un nuevo sistema de seguridad biométrica que emplea tus venas como sistema único de identificación. Bautizado como Hand ID es único en este teléfono, con él no tendrás ni que tocar la pantalla.

Tanto el funcionamiento como la configuración son bastante sencillos, se trata de colocar nuestra palma a poco más de 15 centímetros por encima de la cámara frontal del teléfono y desde allí se realizará el reconocimiento en un abrir y cerrar de ojos. Este tipo de cosas mucho mejor comprobarlas en funcionamiento:

Lo interesante es que Hand ID es un método complementario, junto a él siguen estando presentes el reconocimiento dactilar y el desbloqueo facial. En este último caso el sistema es especialmente seguro al utilizar los sensores 3D que tiene el teléfono en su frontal.

Cámara Z: la tecnología que pone la magia

Conocida como Cámara Z, es la primera vez que nos encontramos con un sistema de estas características en la zona frontal del smartphone. Con él se puede conseguir registrar la profundidad a la que se encuentran los elementos, creando un mapa 3D que nos permite ser mucho más efectivos con cualquier tipo de reconocimiento.

El secreto detrás del LG G8s es claramente uno de los sensores de Cámara Z, llamado ToF(Time of Flight). Pensad en el sónar de un submarino: se mandan señales a través del medio y se esperan de vuelta para conocer qué es lo que tiene delante.

En un sistema ToF ocurre algo similar: se lanza un haz de luz infrarroja sobre el objeto a fotografiar, cuando esta luz incide en su superficie, una parte de ella se refleja en sentido contrario y regresa al sensor ToF. Se calcula el tiempo transcurrido desde que se emitió la luz para poder medir con precisión la distancia a la que se encuentra.

Como parece lógico, esta operación se tiene que hacer muchas veces y la información que hay que manejar es muy importante en tamaño, por esto el LG G8s emplea un procesador de apoyo llamado Infineon REAL3. Pero aún hay más: con esta tecnología vamos a controlar el teléfono sin tocarlo, como vamos a comprobar a continuación.

Controla el teléfono sin tocarlo: AIR Motion

Además de las mejoras en seguridad, vamos a ganar en comodidad en una serie de puntos de la interfaz del LG G8s, dentro de lo que conocemos como AIR Motion, sin tener que tocar en ningún momento su pantalla:

  • Lanzar aplicaciones: selecciona las dos aplicaciones que más utilices y colócalas como acceso directo con un gesto a derecha o izquierda.
  • Contestar a una llamada: te están llamando y salta una interfaz en la que podemos contestar o colgar dependiendo si nuestro gesto es a izquierda o derecha. Lo mismo podemos hacer con las alarmas o un temporizador.
  • Controlar la música: de nuevo usaremos izquierda o derecha para pausar o reproducir música. Con un giro de nuestros dedos subiremos y bajaremos el volumen.
  • Capturar pantallas. La forma más cómoda de realizarlo, con un pellizco en el aire capturaremos lo que tenemos en pantalla en ese momento. De nuevo, estas cosas mejor comprobarlas en funcionamiento:

Tenemos que ser conscientes de que a la hora de realizar los gestos hay un protocolo a seguir que, una vez lo aprendamos, será coser y cantar. Necesitamos posicionar la mano a unos 15 centímetros por encima del teléfono, se reconocerán al menos tres de nuestros dedos y la mano deberá estar colocada en una posición relajada y flexionada, como si estuviéramos cogiendo un ratón de ordenador en el aire.

Y revoluciona el selfie

Podemos realizar retratos de un nivel superior gracias a la utilización del citado sensor ToF, que reconoce la distancia hacia el sujeto y determina perfectamente su situación en el espacio. A partir de aquí todos los efectos que queramos aplicar se realizarán con mayor calidad: desenfocado del fondo, fondos personalizados o efectos de iluminación especiales.

Como si de un estudio portátil se tratara, podemos añadir luz desde cualquier ángulo y el sistema tendrá en cuenta la curvatura del rostro para generar sombras naturales. Dicho sea de paso, el sensor es de 8 megapíxeles con un angular de 80 grados.

Aprovechando el reconocimiento de gestos, también es posible accionar la toma del selfie con un simple movimiento de nuestra mano, como podemos ver en el siguiente vídeo:

Cinco cámaras para cualquier situación

Sobre las cámaras frontales ya os hemos hablado, ahora es turno para las tres traseras que completan la “pentacámara”. Con ellas podemos disparar en súper gran angular, teleobjetivo o angular estándar. De hecho, podemos tanto previsualizar como disparar una toma con las tres a la vez.

Gracias a la inteligencia artificial de la función AI CAM 3.0, el teléfono es capaz de identificar lo que hay en la escena y ajustar los parámetros en consecuencia, todo de forma automática, sin necesidad de estar conectado a la red de redes.

El vídeo es un apartado muy especial en el LG G8s, gracias a la capacidad de grabar vídeo en formato 4K a 60 imágenes por segundo y poder introducir bokeh o desenfoque en las tomas, para destacar a los sujetos principales.

En la búsqueda del próximo smartphone que hará saltar la banca en el mercado, una empresa como LG no puede obviar el resto de columnas que sustentan a un teléfono de gama alta: un diseño tan elegante como resistente, gracias a su certificación IP68 (también militar MIL-STD 810G), con acabado en cristal y laterales metalizados.

El cerebro responsable de poner en marcha todas sus funcionalidades no es otro que el Snapdragon 855 de Qualcomm, socio ideal de una pantalla de 6,21 pulgadas con tecnología OLED.

El LG G8s remata la jugada con su sistema de sonido envolvente con certificación DTX X:3D, optimizado por los especialistas de Meridian. A ello le debemos sumar la presencia de un doble altavoz real que proporciona una experiencia inmersiva.

Imágenes | LG