Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los objetos no tienen color. Tal y como lo entendemos, es una característica que viene determinada por el ojo humano. En función de la longitud de onda percibida, dentro del espectro de luz visible, vemos un color u otro. Este espectro visible se encuentra entre la luz violeta y la roja y en ese espacio se calcula que podemos distinguir hasta 10 millones de colores.

Cuando la luz incide en un objeto, el objeto absorbe una parte y refleja el resto. Ahí está la información que nuestro cerebro transforma en color. Cuando el objeto absorbe toda la luz visible, estamos ante un objeto negro. Sin embargo, desde una perspectiva artística, el negro no es ausencia de luz, sino una mezcla de todos los colores. En pintura, el pigmento negro se crea mezclando, a partes iguales, rojo, amarillo y azul (los llamados colores primarios).

Características:

  • MÁS FINO: Con su diseño “wallpaper” fino como el papel que podrás “pegar a tu pared”
  • MÁS NEGRO: Debido a la ausencia de retroiluminación obtendrás el único negro puro imposible de conseguir en otras tecnologías
  • MÁS COLOR: No hay colores como los de OLED. Tiene el 100% de espacio DCI-P3

Los objetos no tienen color. Tal y como lo entendemos, es una característica que viene determinada por el ojo humano. En función de la longitud de onda percibida, dentro del espectro de luz visible, vemos un color u otro. Este espectro visible se encuentra entre la luz violeta y la roja y en ese espacio se calcula que podemos distinguir hasta 10 millones de colores.

Cuando la luz incide en un objeto, el objeto absorbe una parte y refleja el resto. Ahí está la información que nuestro cerebro transforma en color. Cuando el objeto absorbe toda la luz visible, estamos ante un objeto negro. Sin embargo, desde una perspectiva artística, el negro no es ausencia de luz, sino una mezcla de todos los colores. En pintura, el pigmento negro se crea mezclando, a partes iguales, rojo, amarillo y azul (los llamados colores primarios).

Por último, a nivel percepción, la oscuridad total del negro juega un papel importante. Ante cualquier imagen o diseño, nuestra atención se fija, primero, en el color. Después llega el turno de la forma y, por último, del texto. A su vez, las combinaciones de colores que más captan nuestra atención son amarillo sobre negro, blanco sobre negro y viceversa. El brillo contrasta mejor en un entorno de oscuridad casi total.

El mundo del negro puro en los televisores gracias a la ausencia de retroalimentación

La pantalla de un televisor es mundo complejo. En un espacio de grosor reducido se juntan varias capas de cristales y filtros que dan a la imagen el acabado final. Detrás de todas ellas, la mayor parte de pantallas tienen una unidad de retroiluminación. Hay diferentes tecnologías, pero todas se encargan de iluminar el panel de la TV desde atrás, igual que hacían los tubos fluorescentes en los televisores que no eran planos.

La tecnología OLED, sin embargo, suprime la unidad de retroiluminación. Eso es lo que hace que se consiga el negro puro. Como en la naturaleza, si el objeto no emite ni refleja ningún tipo de luz, lo percibimos como negro. De todas formas, un televisor necesita luz, pensaremos. Si no viene de la retroiluminación, ¿de dónde lo hace? En los paneles OLED, cada píxel es independiente y se ilumina de forma individual.

Es en este entorno donde triunfa el negro puro. Los televisores OLED, como los de la gama LG OLED C9, muestran ausencia de luz cuando quieren mostrar negro. Es decir, apagan los píxeles y punto. Otra de las consecuencias de manejar cada píxel individualmente son los paneles más finos. De hecho, algunos televisores LG OLED son más finos que un smartphone. También se consume menos energía, ya que no se necesita siempre el encendido completo de toda la pantalla.

Por qué nos cautiva el negro

Durante la última edición de El Clásico entre FC Barcelona y Real Madrid hubo muchos protagonistas. Y, aunque quizá pasó desapercibido entre tantas estrellas, el nuevo balón de La Liga fue uno de ellos. La pelota diseñada por Puma incorpora mucho de física e investigación en aerodinámica, pero también de color.  Y no queremos que sus tonos verdes y rojos se conviertan en una mancha gris cuando Messi, Benzemá y compañía lo pateen a más de 100 kilómetros por hora.

La nitidez de los colores que contrastan contra el negro puro no es la única razón por la que los televisores LG OLED C9 son perfectos para disfrutar de la experiencia de un evento deportivo.

  • Cuando más profundos sean los niveles de negro, mayor será la calidad de la imagen.
  • El negro real otorga mayor profundidad a la imagen.
  • El resto de los colores lucen más brillantes y reales al contrastarlos con un negro puro.

Los TV OLED mejorados para el deporte

Controlar de forma individual los más de 33 millones de píxeles de un televisor OLED requiere mucha potencia. Son más de 33 millones de puntos cambiando 50 veces por segundo (si tenemos en cuenta los 50 fps de las emisiones estándar en HD en Europa). Para ello, la nueva gama de televisores OLED C9 de LG incorpora la segunda generación de procesadores de imagen Alpha 9 de 14 bits, que soporta la visualización de contenido hasta 120 fps.

Este procesador inteligente permite al televisor completar todas las operaciones de procesado de la imagen más rápido, lo cual influye directamente en la calidad de la imagen en movimiento. Es hasta 1.000 veces más rápido creando imágenes con gran velocidad, como los pases de Modric o los desmarques de Griezman. Además, combinado con la tecnología de Deep Learning, la inteligencia artificial se encarga de refinar el color, ajustar su brillo y su profundidad, mejorando los contenidos en HDR.

Y es que los televisores Ultra HD LG OLED de la gama C9 son compatibles con los formatos HDR más extendidos y pueden reproducir HDR10 Pro, HLG Pro, Advanced HDR by Technicolor y Dolby Vision, el estándar que más apoyo está recibiendo por parte la industria audiovisual.

¿Dudas? Pregúntaselo a tú televisor

Todos los adultos sobre el planeta recuerdan perfectamente los televisores analógicos con fondo. Muchos recuerdan, incluso, pantallas en blanco en negro y hasta un mundo sin televisión hoy inimaginable. La tecnología ha introducido multitud de cambios en el sector audiovisual a un ritmo que se ha acelerado en los últimos años. Más allá del OLED, del negro puro y de la resolución 4K, hoy hacemos cosas con nuestra tele que eran impensables hace solo un par de años.

La llegada imparable de la inteligencia artificial ha sido el último gran paso. Ya camina entre nosotros y se ha colado en nuestros salones. La televisión aspira a ser uno de los centros neurálgicos del entretenimiento en el hogar. Para ello, necesita ser más lista que el resto de dispositivos.

 

Por eso LG ha incorporado a sus televisores Smart TV Inteligencia Artificial Real con tecnología ThinQ, que permite que hablemos directamente con la pantalla. Gracias a su tecnología de reconocimiento y control natural por voz, el televisor escucha, piensa y responde a lo que le pedimos. Nos podrá decir qué tiempo hará mañana. Podremos pedirle que cambie a modo cine o que se apague cuando termine el partido. O nos dirá información actualizada en tiempo real sobre la programación.

No solo eso, sino que la gama C9 de LG OLED es compatible con el Asistente de Google y Amazon Alexa, lo que significa que el televisor podrá convertirse en el centro de la domótica inteligente. Es decir, no solo podremos pedirle que cambie de canal, sino que ponga a funcionar el robot aspirador o que modifique la temperatura del termostato inteligente.

Imágenes | LG