Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La transformación del sencillo teléfono móvil al poderoso smartphone hizo que pudiéramos llevar auténticos ordenadores en nuestros bolsillos, con el incomparable añadido de estar siempre conectados. No ha habido forma de decirles que no, el teléfono móvil es nuestro dispositivo más cercano, el que pasa más horas con nosotros.

La evolución de estas maravillas de la tecnología no se la podemos atribuir a una compañía en concreto. Imposible. Es trabajo de toda una industria que está compitiendo por mejorar productos y servicios a una velocidad que pocos imaginaban hace una década. Eso sí, LG ha demostrado ser un claro protagonista en esta historia, desde la aparición de los primeros teléfonos móviles hasta nuestros días, con múltiples ejemplos de lo que significa estrenar tecnologías y probar nuevas ideas.

Ya es hora de repasar algunos dispositivos que marcaron la historia de esta empresa, al tiempo que influenciaron al resto de la industria. Algunos son más conocidos por haber pasado por nuestro mercado, otros quedaron más lejos, pero es justo dedicar un espacio para conocer esta pequeña historia de dispositivos portátiles conectados.

Seis teléfonos que definen la innovación en LG

Antes de la aparición de los grandes sistemas operativos para smartphones, los fabricantes de teléfonos tenían sus propios sistemas y se obsesionaban especialmente de que hubiera soluciones tecnológicas que diferenciaran sus productos de sus rivales directos.

El diseño o la introducción de nuevos elementos eran los puntos fuertes de LG en la época que cubría del 2006 al 2009. Una segunda época fructífera llegó con Android y es la que dura hasta nuestros días, en una relación muy cercana con Google. Vamos a conocer esta particular evolución en orden cronológico:

LG Chocolate, diseño para todos

Está bastante claro, el primer elemento que teníamos para introducir la lista es el LG Chocolate, con diferentes versiones según mercado, se convirtió en un auténtico icono en el mercado de los teléfonos y seña de identidad de LG.

Lanzado en 2006, LG consiguió crear un producto para el gran público que tuviera un diseño especial, mucho más cuidado que la competencia. Se trataba de un teléfono slider muy orientado a lo multimedia, destacando en la reproducción de audio. El pad del frontal estaba desarrollado con tecnología táctil.

LG Prada, el primero con pantalla capacitiva

Un teléfono que vendió más de un millón de unidades en sus primeros 18 meses de vida. Lo hizo principalmente por un diseño elegante, no en vano es ganador del premio “Best of the Best” de los Red Dot Design en 2007, el año que apareció en el mercado.

Al margen de su aspecto lo que lo hacía realmente especial fue su pantalla con tecnología capacitiva, el primer smartphone en utilizarla. El salto cualitativo en la interacción con respecto a una pantalla resistiva era gigante: su tamaño era de 3 pulgadas, una diagonal necesaria para poder usar nuestros dedos.

LG Voyager, teclado QWERTY y pantalla táctil

EL LG Voyager era el modelo ideal para escribir texto, un dispositivo muy complejo para la época al integrar en el mismo cuerpo dos pantallas táctiles y un teclado físico de tipo QWERTY. Realmente compacto para lo que ofrecía.

Su frontal fue inspiración para una industria que iba a explotar el año de su aparición, 2007. Era además un teléfono muy interesante por sus cualidades multimedia.

LG Renoir, la cámara en el teléfono

Lanzado en 2008 este teléfono inauguró una categoría que podríamos llamar los “camerphone”. En un cuerpo reducido se atrevió a integrar una cámara de 8 megapíxeles, un flash de tipo xenon y ópticas firmadas por Schneider-Kreuznach.

La intención era clara: la cámara y el teléfono iban a ir juntos a partir de entonces. Se trataba además de un teléfono con pantalla táctil de tres pulgadas, se entendió que hacía falta un tamaño para ver los contenidos que registrábamos con la cámara.

LG 910, el teléfono en la muñeca

El primer reloj que integra un teléfono en su interior fue concebido por LG y puesto a la venta en 2008. Era necesario un auricular Bluetooth con micro para responder y realizar las llamadas.

Destacaba además por su pantalla táctil de 1,5 pulgadas, era claramente el precursor de los relojes inteligentes que tenemos hoy en día. Era un ejemplo del control de la tecnología de comunicaciones y miniaturización que tenía LG.

LG Arena, interfaz 3D

Nos remontamos a 2009 para conocer al LG Arena, un dispositivo que ya se parecía mucho a lo que conocemos como smartphone actualmente. Su ingrediente principal era una interfaz 3D que hacia que el resto de teléfonos parecieran de otra época. Además se adaptaba por primera vez a la rotación del teléfono.

La pantalla táctil de 3 pulgadas era capacitiva y contaba con una resolución bastante alta para el momento: 800x480 píxeles. Metálico, también destacaba por la grabación de vídeo de su cámara de 5 megapíxeles, o por el cumplimiento por primera vez de la certificación Dolby Mobile.

Android aparece en escena

A partir de 2009 el sistema operativo de Google se fue incorporando a todos los escalones de mercado de LG, desde los más sencillos hasta los topes de gama. Destacar que las innovaciones llegarán en dos familias de teléfonos que se han ganado su lugar en el mercado: las series G y V.

LG GW620, Android se estrenó con teclado

El primer teléfono Android de la marca es el LG GW620, puesto a la venta a finales de 2009. Se trata de un terminal pensado para ser utilizado de forma apaisada y sacar partido de su teclado físico QWERTY.

Se trataba de un modelo que cumplía con las especificaciones básicas de Android, intentando que el precio no se disparase. Pantalla de 3 pulgadas resistiva, cámara de 5 megapíxeles y procesador Qualcomm.

LG Optimus One, éxito Android

El primer teléfono de éxito bajo el paraguas de Android. El LG Optimus One data de finales de 2010 y consiguió superar el millón de unidades vendidas a nivel global.

La forma de conseguirlo parecía clara y era denominador común en Android: eliminaron el teclado físico para crear un terminal más compacto, la pantalla creció a las 3,2 pulgadas y se utilizó la tecnología capacitiva.

LG DoublePlay, una pantalla en el teclado

LG siguió experimentando con formas, buscando crear productos diferentes como este LG Double Play, que apareció en el mercado en 2011.

La novedad principal estaba en ese teclado slider que dejaba un espacio en medio para colocar una segunda pantalla que nos dejaba hacer dos tareas a la vez, incluso había aplicaciones que relacionaban una pantalla con otra.

Nexus 4 es un teléfono de LG

La relación con Google fue tan positiva que en 2012 decidieron hacer un teléfono juntas. Se trataba del Nexus 4, que tendría como base otro terminal exitoso en la floreciente carrera de LG con Android, el Optimus G.

Destacaba por su pantalla IPS de 4,7 pulgadas, su corazón Qualcomm de cuatro núcleos, o su cámara de 8 megapíxeles. Como teléfono estandarte de la plataforma vendió más de tres millones de copias y dio paso a dos teléfonos más con LG: Nexus 5 y 5X.

LG G2, los botones a la espalda

La familia de teléfonos G es amplia y podemos poner muchos ejemplos pero empezar con el G2 es necesario. Se trata de un teléfono que impone una identidad en la marca con detalles como alta potencia de proceso, pantallas de última generación y una personalización muy alta.

Todos los controles pasan a la espalda para propiciar un diseño en el que el frontal que sea todo pantalla. Se puso en el mercado en 2013 y a partir de él muchos teléfonos copiaron la idea de despertar con un doble toque en la pantalla.

LG G Flex, por primera vez curvo

Nacido en 2013 como una demostración de poderío tecnológico, el LG G Flex es el primer teléfono en utilizar un panel flexible para la pantalla. Esto permitía crear un dispositivo significativamente curvo.

Se conseguía creando un teléfono Android de última generación sin perder nada a cambio, tanto la potencia, el software o las cámaras estaban al nivel de cualquier otro modelo de gama alta.

LG V10, dos pantallas y dos cámaras frontales

En paralelo al LG G4, se decidió crear un teléfono de gama alta alternativo que se llamaría V10 y daría vida a la nueva familia V. Lanzado a finales de 2015 contaba un tamaño superior, jugando en la categoría phablet que más tarde se demostraría que era el futuro de los smartphones.

Pero no solo se trataba de tamaño, LG introdujo dos novedades muy llamativas y útiles que pasaban por duplicar la cámara frontal para conseguir una focal más angular y mayor calidad. La otra novedad es introducir una segunda pantalla en el frontal, más pequeña. En ella se muestran notificaciones y se pueden realizar acciones sin encender la principal.

LG G5, el primer teléfono modular

Viendo los acontecimientos con perspectiva nos damos cuenta de lo importante que fue el LG G5, como el G Flex, jugaron a revolucionar el mercado. En este caso se introducía el concepto de modularidad.

Sí, crear módulos que se añaden al teléfono y te dan nuevas funcionalidades o mejoran las existentes. Un teléfono radicalmente diferente en 2016, que venía acompañado de las mejores especificaciones técnicas del momento, como la doble cámara.

LG V30: OLED conoce a FullVision

En la época más actual tenemos que hacer mención al matrimonio más importante que hemos vivido en tecnologías de pantalla. LG consiguió unir por primera vez una pantalla de tipo OLED con el formato ultrapanorámico Fullvision.

La máxima calidad de imagen para un teléfono de gama alta que vio la luz en 2017. Destaca también por su configuración de doble cámara con gran angular o un sistema de sonido desarrollado junto a Bang & Olufsen. A día de hoy sigue siendo un teléfono de gama alta al mejor nivel del mercado.

Un presente de innovación a todos los niveles

LG sigue apostando por probar tecnologías, por mejorar especificaciones especiales que otros descuidan. En unas ocasiones los pasos han sido más certeros, otras veces más acertados, pero en todo caso han servido para llegar a crear mejores teléfonos.

Es un proceso que ocurre principalmente desde la gama alta, pero que poco a poco se va heredando hacia escalones inferiores para crear la familia más consistente de teléfonos. Por esto es habitual encontrar especificaciones de un nivel superior en teléfonos de gamas medias.

En la actualidad nos podemos encontrar teléfonos con la mejor propuesta con respecto a su precio, como la serie K, en un escalón superior y con muchos acentos de gama alta tenemos a la serie Q. En lo más alto de la gama está la serie V y la serie G, con el portentoso LG G7 ThinQ™ como estandarte de la empresa.

Imágenes | LG, Wikipedia

Características

LG Serie G, smartphones de gama alta que combinan velocidad, una resolución de imagen espectacular gracias a sus pantallas y un gran rendimiento
  • Pantalla infinita Fullvision de 6,1" M+ LED
  • Cámara Advanced Intelligent PRO con AI Cam
  • Sonido envolvente 3D con Boombox
  • Inteligencia Artificial Real con ThinQ
  • AI Voice y Reconocimiento de voz a distancia
  • Máxima resistencia y durabilidad

Comprar ahora