Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

HDR o ‘High Dynamic Range’ tiene que ver con que las películas y series luzcan de forma más real, que nuestros ojos perciban blancos más brillantes y negros más oscuros. Junto a la resolución 4K, HDR es la especificación más importante aparecida en televisores en los últimos años.

La realidad es que lleva muchos años tomando forma y todavía tiene mucho por construir, pero ahora mismo es factible comprar un televisor compatible a un precio módico y no nos va a faltar contenido para disfrutarlo. A continuación vamos a conocer los principales formatos HDR y los protagonistas que hay detrás de toda esta historia.

¿Qué hace HDR a un televisor?

Hay varias cosas que definen a un televisor HDR, pero principalmente nos podemos parar en el rango de color que es capaz de reproducir y en el nivel de contraste: la diferencia entre luz y oscuridad y la capacidad de cambiar entre una y otra con rapidez nos estarán marcando su ‘calidad HDR’.

Para jugar con los elementos anteriores tenemos dos herramientas, el nivel de brillo de un televisor y los niveles de negros. Ambos se miden en nits. El primero cuanto más alto sea mejor, el segundo, todo lo contrario, pero con lo que tenemos que quedarnos es que la diferencia entre ambos es lo que se conoce como ratio de contraste. Ese rango cuanto más amplio sea, mejor para el rango dinámico, mostraremos imágenes más reales y atractivas.

Con respecto al color tenemos que conocer que un televisor HDR siempre va a necesitar que sea capaz de representar una profundidad de al menos 10 bits. Por establecer una comparación rápida, un Blu-ray usa 8 bits. Entrando en temas más técnicos también hay que decir que tiene que trabajar con el espectro de color más amplio (WCG, BT2020, 90% DCI-P3).

Tener un televisor HDR no te garantiza que lo que vayas a ver sea HDR, es necesario que el contenido esté preparado. Afortunadamente hoy en día no se salva nada, tenemos desde películas hasta videojuegos, pasando por series. Todas las productoras y creadores de contenido principales están interesadas en que su contenido se vea de la mejor forma posible, y no solo lo adaptan, también están involucradas en los procesos de creación de los estándares.

Cinco formatos dispuestos a convivir

Hay cinco opciones floreciendo y nos parece lógico preguntarse por qué hay tanto contendiente: la razón es que el mercado les deja convivir al mismo tiempo, no son excluyentes, de hecho es posible incorporar algunas de ellas con una simple actualización del televisor.

No menos importante es conocer que son los fabricantes de televisores – proyectores, reproductores – y los creadores de contenidos los que se mezclan entre las diferentes propuestas, como vamos a ver a continuación:

1 – HDR10

De todos las opciones existentes para representar contenido HDR en nuestros televisores, HDR10 es el que podemos decir que se encuentra más cercana a lo que es un estándar: el uso es gratuito para cualquier fabricante, también para los creadores de contenidos que quieran utilizarlo. Encontramos que está plenamente extendido, es el más popular.

Cualquier televisor que presuma de trabajar con HDR seguro que puede con HDR10. Pero hasta aquí las ventajas principales ya que es también la interpretación más simple de HDR, al no contar con metadatos dinámicos. Nos explicamos: el ‘look’ que se vaya a aplicar a una película o serie será el mismo en todas las escenas, ya que es una información que se configura justo al empezar la reproducción y ya no se cambiará más.

Obviamente es mejor que un contenido SDR o tradicional, pero está un paso por detrás de las otras variantes de HDR que vamos a conocer en el artículo. Otro punto flaco con respecto a otras alternativas es su orientación hacia películas, juegos o series, pero no está pensado para la emisión de televisión.

Entrando un poco en temas técnicos tenemos que decir que HDR10 juega con 10 bits de color, que es bastante más que los 8 bits de color empleados en SDR. El nivel de brillo necesario tiene que estar en torno a los 1.000 nits.

Desde el punto de vista del creador de contenidos podemos decir que HDR10 está soportado por Amazon, Netflix, iTunes, el estándar 4K Blu-ray o las consolas de videojuegos de última generación.

2 – Dolby Vision

Desarrollado por Dolby parece claro que es el otro caballo ganador en esto del ‘High Dynamic Range’. La principal diferencia con HDR10 es que aquí los fabricantes tienen que pagar a Dolby si quieren usar su sistema.

Dolby Vision podemos considerarla como la opción Premium en HDR. Su principal valedor es LG

La parte positiva es que el nivel de calidad es superior, bien por el control que supone que los equipos con Dolby Digital pasen por los laboratorios de Dolby, bien por ser tecnológicamente superior.

Está un escalón por encima al utilizar unos metadatos de tipo dinámico, que en resumidas cuentas lo que nos propone es que los parámetros de imagen pueden cambiar de escena en escena. Esto posibilita que si pasamos de una escena oscura a una con mucha luz, la tele se adapte de la mejor forma posible. En HDR10 estos valores son fijados al comenzar la reproducción.

 

Que Dolby certifique quiere decir que no solo cumple con unas especificaciones concretas, también que ellos lo han comprobado. De paso los laboratorios pueden ayudar a fabricantes a conseguir calibrar mejor sus televisores.

Es interesante conocer que Dolby Vision trabaja con una profundidad de color de 12 bits y teóricamente está preparado para sacar partido de teles con niveles de brillo superior, llegando a los 10.000 nits. HDR10 se queda en 4.000 nits. Digamos que esto es más una especificación de futuro que una realidad, no hay televisores que nos ofrezcan parámetros tan altos.

Servicios como Netflix o iTunes lo soportan, también Ultra HD Blu-rays, o las productoras Sony, Universal o Warner. El principal valedor de la tecnología en televisores es LG, aunque hay multitud de fabricantes que lo adoptan, exceptuando el otro gran nombre del mercado: Samsung.

3 – HDR10+

Algunas compañías importantes no están dispuestas a saltar al sistema de Dolby, teniendo la posibilidad de crear una alternativa. De ahí nace HDR10+, por parte de Samsung y el apoyo de pesos pesados como Amazon. El otro fabricante de televisores importante que ha decidido utilizarlo es Panasonic.

HDR10+ es un estándar abierto, como HDR10, pero ese ‘+’ añade la posibilidad de trabajar con metadatos dinámicos. Se acerca de esta forma a Dolby Vision, pero sigue limitado a 10 bits en profundidad de color.

4 – HLG

HLG busca solucionar un problema distinto: introducir HDR en contenido en vivo, como un partido de fútbol

HLG es el único formato HDR que es compatible con televisores antiguos: una señal HLG puede ser leída por una tele SDR y mostrarla con normalidad, pero únicamente será visualizada en HDR si el televisor es compatible.

Su destino principal está en las retransmisiones de televisión, de ahí que sus creadores sean la BBC y la NHK. Parece claro que es el formato que menos tiene que pelear con el resto, de hecho todos los fabricantes están aceptándolo: LG, Samsung, Sony o Panasonic.

Al contrario que HDR10 o Dolby Vision, HLG no usa metadatos, por lo que las posibilidades de reproducción HDR no están al mismo nivel.

5 – Advanced HDR

El quinto sabor HDR lo pone Technicolor y se encuentra apoyado desde el lado de los fabricantes por LG. Sus creadores tienen en mente la retransmisión de contenidos y la conversión de contenido SDR a HDR (la recuperación de contenido antiguo).

Está siendo diseñado para que sea altamente compatible con el hardware existente, para que no haya que comprar un televisor más nuevo que el que ya reproduce otros estándares HDR. Como ocurre con los otros formatos es necesario que el contenido esté creado para la ocasión, pero aquí se proponen hasta tres niveles diferentes de funcionamiento:

  • SL-HDR1: similar a HLG con el que se mantiene compatibilidad con televisores SDR
  • SL-HDR2: incorpora metadatos dinámicos al nivel de HDR10+ y Dolby Vision
  • SL-HDR3: usa HLG como base pero añade metadatos dinámicos

¿Cómo afecta que sea OLED o LCD?

Hablar de niveles de nits cuando las tecnologías son tan diferentes, no es lo más correcto, de hecho la UHD Alliance ha propuesto dos estándares que casan con las particularidades de OLED o LCD.

Los televisores LED pueden generar unos niveles de brillo más altos, mientras que los televisores LG OLED tienen unos niveles de negros perfectos, así que cada uno parte de un extremo: lo que se tiene que conseguir es un rango de operación para cumplir con las exigencias de HDR. UHD Alliance pensó en dos casos:

  • STANDARD 1: picos de más de 1.000 nits de brillo, menos de 0,05 nits en niveles de negro. Este estándar está relacionado con LED.
  • STANDARD 2: más de 540 nits de brillo y menos de 0,0005 nits en negro. Obviamente este está ideado para OLED.

Lo que nos tiene que quedar claro es que las dos tecnologías pueden cumplir con las necesidades HDR. No importa el tipo del panel en el televisor, lo que importa es que sea compatible.

Ni ganadores ni perdedores

El salto de calidad que hemos dado con la suma de HDR y 4K sobre Full HD es una realidad que cualquiera pueda comprobar a precios asequibles, no es una mejora que vayan a disfrutar solo los entusiastas. Tampoco es una especificación que se vaya a diluir en el tiempo como fue la reproducción de contenidos 3D.

Recibir mayor definición y colores más fieles a los que el creador del contenido ideó nos parece un buen trato

No podemos ver los florecientes formatos como una guerra, más bien podemos decir que van a convivir unas cuantas temporadas. Arrancamos con dos opciones seguras, que son HDR10 y HLG para dos ámbitos bien diferentes: contenidos grabados y emisiones. Dolby Vision lo podemos calificar como una opción Premium, con HDR10+ como la alternativa.

Todos los productores importantes están creando contenidos HDR, sean series, juegos o películas. No debemos preocuparnos por la incompatibilidad, siempre tendremos una versión para nuestro televisor.

Si estás pensando en adquirir un televisor 4K, que no se te olvide el soporte HDR, marca las diferencias. Consideramos que la mejor opción es Dolby Vision, por ofrecer más calidad al tiempo que sabemos que todos los televisores que cuentan con él también dan soporte a HDR10, así que también es la opción con mayor cobertura.

Imágenes | FlatPanels

Características:

  • MÁS FINO: Con su diseño “wallpaper” fino como el papel que podrás “pegar a tu pared”
  • MÁS NEGRO: Debido a la ausencia de retroiluminación obtendrás el único negro puro imposible de conseguir en otras tecnologías
  • MÁS COLOR: No hay colores como los de OLED. Tiene el 100% de espacio DCI-P3

Comprar ahora