Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

En España somos afortunados al tener tantas horas de Sol, tanto a lo largo del día como del año, aunque no nos libramos de una climatología que parece caprichosa. Especialmente cuando se acerca o aleja el invierno. Con tanto Sol, ¿merece la pena invertir en una secadora?

Es curioso cómo el clima cambia la visual de las calles, llenando en los días de primavera las cuerdas de tender de ropa y escondiéndolas cuando viene el frío.

Como veremos, hay más de un motivo (clima incluido) para instalar una secadora junto a nuestra lavadora. En este artículo repasamos siete factores para plantearnos la inversión en una secadora, que tendrán más o menos peso según nuestras costumbres y estilo de vida. Seguro que alguno había pasado desapercibido, pero son life hacks (acciones básicas para facilitarnos la vida) de primer orden.

Características: 
  • DUAL Inverter Heat Pump™ (Bomba de calor Inverter Dual)
  • Eco Hybrid™
  • Anti alergias
  • Limpieza automática del condensador
  • Puerta reversible

Comprar ahora

El Sol puede deteriorar nuestros tejidos

No es ningún secreto que los rayos del Sol son complejos. La luz ultravioleta (UV) que nos calienta puede ser dañina para nuestra piel si nos situamos bajo ella con asiduidad, y algo similar le ocurre a nuestros tejidos. Una exposición excesiva al sol hace que nuestros tejidos envejezcan rápidamente e incluso que se quemen, especialmente si vivimos en zonas situadas al sur donde la potencia solar no solo es más alta, sino que además hay más horas de luz.

Tender la ropa en la cuerda es cómodo si disponemos de una ventana o terraza por la que colgarla, pero hemos de tener en cuenta cómo la luz deteriora los tejidos. Esto tendrá menos relevancia en camisetas interiores, pijamas o ropa interior, ya que llevar los calcetines decolorados no es nada grave.

Sin embargo, afectará mucho al color y la vida máxima de camisas o ropa de cama, elementos más costosos y en ocasiones visibles, por no hablar de trajes o vestidos. Si queremos cuidar nuestras prendas y hacer que duren, resulta aconsejable disponer de una secadora en casa, ya sea en la cocina, en un “cuarto de máquinas” americano junto a la lavadora y el calentador, o en una terraza.

Si buscamos cuidar nuestras prendas podemos contar con secadoras como las DUAL Inverter Heat Pump™ de LG, capaces de cuidar nuestros tejidos al secarlos a baja temperatura. También de eliminar el 99,9% de los alérgenos al esterilizar las prendas.

Secar de la ropa fácilmente durante todo el año

Ocurre con frecuencia anual: llega el invierno y los radiadores empiezan a cubrirse de todo tipo de prendas. Pantalones y camisas estirados sobre ellos, y ropa interior incrustada en los resquicios, robando energía a la vivienda en forma de calor para evaporar el agua. ¿Por qué usamos los radiadores como secadoras, si ni cuidan la ropa ni han sido diseñados para ello?

Probablemente porque no tenemos secadora. Cuando incluimos secadoras ecoeficientes en nuestra lista de electrodomésticos, como las que incluyen tecnología DUAL Inverter Heat Pump™ de LGno dependemos de si es invierno o verano. O de las horas de luz. Tampoco vemos afectada la temperatura de la vivienda, o la llenamos de humedad con ropa colgada en cada pomo.

Es algo en lo que no solemos caer, pero incluir tenderetes en la vivienda o colocar las prendas sobre los radiadores hace más húmedo el ambiente, además de enfriarlo. La energía que debía calentar el aire está siendo usada en secar la ropa. No solo no es eficiente, es que además perdemos confort. De ahí que una secadora sea considerada una inversión más que un gasto.

Además, los radiadores parecen tener la vida contada, ya que cada vez se instalan más sistemas de climatización eléctricos que no dependen de quemar gas y que usan splits o conductos. Frente a la desaparición de los radiadores, una secadora como la mencionada ocupa una huella de las mismas dimensiones que una lavadora (e incluso puede ser instalada encima).

La ventaja de no depender de la climatología

¿Cuántas veces hemos pensado eso de “ hoy no pongo la lavadora, que el parte meteorológico da lluvia”? Vivimos en el siglo XXI y, sin embargo, seguimos restringidos por el clima en las tareas domésticas más básicas como es la higiene. De modo que dejamos pendiente el lavado de ropa para ese momento en que se pueda tender al Sol.

Esto implica no solo un cesto de la ropa húmedo (poco saludable) cada vez más lleno, sino también el no poder usar una prenda durante días solo porque las nubes no acompañan. Obviamente, podemos volvernos más independientes del clima usando secadoras de alta capacidad, como las LG de 9 kg.

Toda la gama de secadoras LG disponen de una bomba de calor Dual Inverter que le permite ser la gama más eficiente del mercado (A+++ -10%). Las secadoras LG con bomba de calor Dual Inverter funcionarán perfectamente tanto si el ambiente está muy seco por el Sol como si la humedad moja la ropa nada más salir a la calle.

A esto hay que añadir que las secadoras (y las lavadoras) hace tiempo que dejaron de sonar con sus vibraciones. La bomba de calor Dual Inverter no solo minimiza el consumo energético, también hace que las secadoras sean más estables y generen menos vibraciones. Por tanto son más silenciosas que otros modelos del mercado.

Un horario a tu medida aporta calidad de vida

Al igual que con la lluvia, ¿cuántas veces hemos dejado de poner una lavadora porque la ropa pasará muchas horas tendida al Sol? A la luz, la ropa se acartona o pone rígida. Esto es, se seca en exceso, y puede llegar a sufrir un desgaste serio, como hemos visto arriba.

¿Por qué tiene esto que condicionar nuestro horario ahora que hay secadoras programables? Si tenemos una secadora en casa nuestro horario no dependerá de cuánta luz haya fuera, o de cuándo volveremos a casa. Si salimos tarde del trabajo, nuestra ropa no se deteriorará, sino que nos esperará en el tambor de la secadora. En otras palabras, ganamos en calidad de vida.

Uno de los beneficios de la bomba de calor Dual Inverter es que el secado es más rápido que con secadoras tradicionales. Ciclos de secado más cortos nos aportan más flexibilidad en nuestro día a día.

No todo el mundo tiene fácil tender

 

A muchos puede sorprender cómo el acto de tender la ropa no es siempre tan accesible como pensamos. Para acceder a las cuerdas primero hay que llegar a la ventana, lo que deja de lado a los niños o las personas con movilidad reducida. Y a esto se suma el tener que sacar el cuerpo por la fachada del edificio. En otras palabras, tender no es una tarea accesible para mucha gente.

Por contra, un niño o una persona usuaria de silla de ruedas sí podrán acceder sin problemas al tambor de una lavadora o secadora. La secadora es un electrodoméstico que facilita el cuidado de la ropa pero también la accesibilidad a un gran conjunto de la sociedad.

Además, siempre resulta interesante que los más pequeños de la casa participen de las actividades domésticas para ir adquiriendo valores. La secadora puede ser un primer paso tanto por su facilidad de uso como por lo cerca que está de los más bajitos de la casa.

Las secadoras pueden controlarse vía app

Gracias a la aplicación SmartThinQ™ (abajo), las secadoras de LG permiten no solo programar el ciclo de secado, sino también descargar nuevos programas adicionales que se adapten mejor a las necesidades de cada hogar. En otras palabras, tener la secadora siempre actualizada y adaptada a tu día a día.

A esta ventaja de las secadoras LG se suman otras, como la posibilidad de realizar autodiagnósticos, ahorrando tiempo y dinero al consumidor, o la de programar limpiezas, también en remoto. Esto incluye la autolimpieza del condensador. La vida útil de los electrodomésticos depende del uso y de su mantenimiento, y el reto LG Smart Green mencionado arriba pretende fomentar la economía circular fabricando productos de mayor duración.

Sumamos un electrodoméstico, pero uno eficiente

Eso enlaza directamente con la pregunta: ¿Qué es más sostenible, incluir un electrodoméstico más conectado a la red eléctrica, secar la ropa usando radiadores calentados por gas, o dejar que la ropa se deteriore y dure menos al secarse a la intemperie?

El cálculo está lejos de ser sencillo, pero se decanta hacia la secadora cuando esta está optimizada para consumir muy poca energía, como es el caso de la gama DUAL Inverter Heat Pump™. Con categoría A+++ -10%, se enmarca entre los electrodomésticos más eficientes y, por lo tanto, de menor consumo energético a la hora de realizar sus funciones. Estos modelos ahorran un 21% de electricidad gracias al modo ECO y secan un 24% más rápido gracias al modo rápido.

De modo que si nos planteamos invertir en una secadora para hacer nuestra vida más cómoda y minimizar nuestro impacto sobre el medio ambiente (mientras ahorramos mes a mes), lo ideal es buscar aquellas con la triple A en la etiqueta energética.

Imágenes | iStock/Evgeniy SkripnichenkoiStock/dejankrsmanovic, Unsplash/ErikWitsoeiStock/EmreKayalar