Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los amantes del séptimo arte lo tienen muy claro: no es posible hablar de tener un auténtico cine en casa sin un proyector. Y si vamos a ser puristas, razón no les falta. Ahora bien, generalmente esta clase de aficionados suelen tener habitaciones dedicadas para tal efecto, y no es que el español medio vaya sobrado de metros cuadrados. ¿Tiene entonces sentido meter un proyector en un piso pequeño?

Para dar respuesta a esta pregunta hemos convivido durante varios días con un LG Proyector TV 4K HU80KSW. Se trata de una unidad de tamaño compacto y tiro relativamente corto pero con prestaciones muy elevadas; razones por las que puede convertirse en una muy buena opción si vivimos en un apartamento de unos 50 metros cuadrados y con un salón a juego.

Características:

  • Resolución 4K UHD (3840 X 2160) para ver nítidamente cualquier contenido
  • SmartTV webOS 3.5 integrado con aplicaciones como HBO y Netflix
  • Disfruta de una pantalla de hasta 150”a tan solo 43cm de la pared, sin necesidad de soporte o instalación
  • Apto para espacios iluminados o con alta luminosidad ambiente gracias a su alto nivel de brillo de 2.500 lúmenes
  • Fuente Láser con más de 15 años de vida útil (20.000 horas), frente a los 3 años de la lámpara tradicional (6.000 horas)

El proyector como complemento (que no sustituto) del TV

Naturalmente, habrá quien cuestione la lógica de meter un proyector en un piso pequeño. Y por supuesto, todo lo que vamos a contar aquí es perfectamente aplicable a un salón de mayores dimensiones. Pero como hemos podido descubrir, instalarlo en un entorno más reducido tiene sus ventajas. En nuestro caso, estamos hablando de la clásica vivienda social construida durante los años 60, y como tal, las conexiones eléctricas y de antena están por todas partes menos donde tiene sentido. Aquí un proyector nos da mucha más libertad de instalación la que esperábamos.

Utilizando un proyector no solo nos desentendemos de la instalación eléctrica y hasta cierto punto también de la de la antena, sino que podemos recoger el aparato cuando no lo estemos usando para liberar espacio. De esta forma, el proyector se queda recogido a un lado del sofá hasta que queremos utilizarlo, lo que facilita recibir a las visitas.

Además, y en el caso concreto del LG Proyector TV 4K HU80KSW, su instalación libre tiene un beneficio añadido frente a otros proyectores: en un salón de solo 10 metros cuadrados la posición central estará ocupada seguramente por una lámpara, así que instalarlo en el techo no solo resulta complicado (hay que hacer una roza y luego un empalme, que no es precisamente fácil en techos antiguos con cableado de cobre sólido de la primera temporada de ‘Cuéntame’), sino que puede generar sombras.

Poniendo el proyector directamente en el suelo nos evitaremos un montón de problemas. El cableado, además, no será un problema, puesto que se recoge dentro del propio aparato pulsando un botón lateral. El mecanismo es muy cómodo y recuerda bastante al utilizado por los aspiradores de trineo.

Por último, podemos señalar que modelos de alto rendimiento como el LG Proyector TV 4K HU80KSW no tienen nada que envidiar a las últimas teles en cuanto a calidad de imagen. Su resolución 4K permite gozar de los últimos contenidos sin perder ni un píxel, mientras que los disponibles en Full HD se escalan con gran calidad.

Contenidos en streaming o locales

Enhorabuena, ya puedes presumir de haber metido 150 pulgadas en tu salón sin tener que tirar los tabiques. Ahora toca ver algo más que el menú del proyector, porque webOS es bonito, pero no hemos venido a eso. Las posibilidades en este caso son múltiples, y es que ya no estamos en los tiempos en los que un proyector era un simple reproductor sin mayor capacidad multimedia que mostrar imágenes externas.

Los proyectores de LG ofrecen SmartTV con una amplia compatibilidad con contenidos multimedia locales y en streaming. El LG Proyector TV 4K HU80KSW incorpora dos HDMI para consolas (por ejemplo), así como conectividad inalámbrica Miracast y dos puertos USB. Durante las pruebas hemos metido varias películas en un pendrive y se han reproducido sin el menor de los problemas. De hecho, el proyector es capaz de trabajar con archivos MKV con subtítulos integrados en el contenedor, que no es habitual.

Si quisiéramos añadir unos altavoces externos (aunque hay que decir que los estéreo incluidos por LG en el proyector te pueden sorprender por su contundencia) podemos hacerlo usando la salida óptica o por Bluetooth. Dado que posiblemente lo instalarás de forma libre, ponerle una barra de sonido puede ser una idea inteligente.

Por otro lado, webOS ofrece soporte para las principales plataformas de streaming. Esto quiere decir que podemos acceder a todo el catálogo de Netflix, Movistar+, Amazon, YouTube, OrangeTV o Filmin con solo abrir la aplicación correspondiente. Recientemente, además, se ha incorporado la aplicación de HBO a la plataforma.

Si a pesar de toda esta cantidad de contenidos bajo demanda quisieras ver la tele, puedes disfrutarla desde las apps de AtresPlayer y RTVE, o simplemente conectando un receptor externo por HDMI. Algunos proyectores de LG incorporan en cualquier caso sus propios decos de TDT, como el LG HF65LS.

¿Pero de verdad necesito una pantalla?

Esta es posiblemente la pregunta del millón. ¿Realmente necesitamos montar una pantalla si ya vamos justos de espacio en casa? La respuesta depende en gran medida del proyector.

Fundamentalmente una pantalla de proyección ofrece dos ventajas: tiene un color uniforme, cuando una pared antigua puede presentar superficies rugosas o estar pintada en tonos estridentes, y si además es buena, habrá sido diseñada para evitar que la luz se refleje creando halos extraños que pueden reducir la nitidez de la imagen.

Por contra, una pantalla de proyección es un armatoste grande y pesado. Los fijos te cubren toda la pared y los enrollables no se puede recoger fácilmente, más aún si vivimos en un piso pequeño, y requiere un desembolso adicional.

La mejor forma de evitar el uso de una pantalla de proyección es utilizar una pared lista y pintada de color blanco mate o un gris muy suave que no refleje la luz. Huye de las pinturas plásticas brillantes y el gotelé. Lo siguiente es comprar un proyector muy luminoso. Lo más luminoso posible.

Nosotros no hemos tenido el menor problema utilizando una pared lista y pintada de blanco mate. De hecho, con solo bajar un poco las persianas para atenuar la luz, la imagen ya era perfectamente visible incluso al mediodía, puesto que el LG Proyector TV 4K HU80KSWutiliza un sistema láser de 2.500 lúmenes mucho más eficiente que una lámpara incandescente y que puede imponerse sin esfuerzo a la iluminación ambiental.

Configurando el proyector: cero misterios

Ya con el proyector en casa, hay que configurarlo debidamente. A diferencia de cualquier televisor, el LG Proyector TV 4K HU80KSW no ofrece un tamaño de visualización fijo. Esto quiere decir que podemos ampliar el tamaño de la pantalla tanto como queramos o nos lo permitan las dimensiones de nuestro salón.

El tiro mínimo (la distancia de proyección hasta la pared más reducida con la que puede trabajar) es de 1.147 mm, mientras que el máximo es de 4.345 mm. Moviendo el proyector más o menos cerca de la superficie de proyección podremos disfrutar de una imagen de entre 40 y 150 pulgadas. Por las características de nuestro salón, la imagen la tendríamos configurada en unas 60 pulgadas, que equivaldría a un televisor actual de gran formato.

Una vez regulada la distancia quedan otros dos ajustes fundamentales: el zoom y el enfoque. Ambos se pueden regular fácilmente con dos ruedas situadas en la parte superior del aparato. Una vez desplegado el reflector en su posición final, juega con los diales para obtener la calidad de imagen que prefieras. No tiene pérdida ni complicación alguna.

Por último, cuando tengamos el proyector en marcha posiblemente querremos modificar los perfiles de la imagen. El LG Proyector TV 4K HU80KSW ofrece distintos modos de visualización, desde un estándar «todoterreno» a imagen HDR, pasando por perfiles para cine y videojuegos. El perfil vívido nos ha resultado bastante agradable. Si vas a conectar una consola a través de alguno de sus puertos HDMI, te recomendamos que uses el modo de juego para reducir el posprocesamiento.

Todas las opciones de configuración del proyector se realizan desde el mando a distancia (que tiene un acceso directo en forma de botón) y desde los controles físicos del proyector. LG utiliza su plataforma webOS también en su gama de proyectores, por lo que resulta muy fácil acceder a todas las opciones.

Quien dice salón, dice dormitorio

Como hemos podido comprobar, tener un apartamento pequeño no está en absoluto reñido con disfrutar de la inmersión absoluta que brinda un proyector láser 4K de gran formato. Por este motivo puede ser una gran opción como complemento al clásico televisor, reservando el primero para los contenidos más habituales o menos exigentes y aprovechando las prestaciones del LG Proyector TV 4K HU80KSW para disfrutar a lo grande. Lo que a lo mejor no sabes es que lo vas a disfrutar en el dormitorio tanto como en el salón.

Durante nuestras pruebas se nos ocurrió aprovechar su capacidad para proyectar imagen en el techo llevándonoslo al dormitorio, y ahí descubrimos todo su potencial. Al ser una habitación más pequeña y con un ambiente más atenuado, la imagen brilla en todo su esplendor. Y si hablamos de comodidad, ver una peli o nuestra serie favorita mientras estamos tumbados en la cama no tiene nada que ver con hacerlo usando una tele encima de la cómoda y forzando el cuello.

El uso del techo del dormitorio como superficie de proyección tiene además dos beneficios añadidos: normalmente es totalmente liso y está pintado de blanco. No hay cuadros ni gotelé. Y puesto que lo habitual es tener una única ventana, regular la iluminación ambiental es tan fácil como subir o bajar la persiana.

Imágenes | Webedia