En muchos lugares, el nivel de humedad ambiente hace imposible secar la ropa en una cuerda al exterior. Esta es, sin duda, la forma más eficiente, porque es gratuito y usa la energía renovable del Sol. Además, secar la colada en el interior de casa supone que esta se llene de humedad. Para resolver este problema, están las secadoras de ropa. Pero hay distintos tipos, ¿cuál es mejor?

La secadora de ventilación fue la pionera, y los primeros modelos incluso usaban gas natural o gas butano para funcionar. Luego llegó la secadora de condensación, totalmente eléctrica y mucho más eficiente y ecológica. Finalmente, la secadora de bomba de calor está desbancando a ambas. ¿Por qué? Debido a su mayor eficiencia, facilidad de uso y cuidado medioambiental.

Diferencias hay entre una secadora de condensación y de bomba de calor

Como su nombre indica, una secadora con bomba de calor como las que vende LG es un tipo de electrodoméstico que usa una máquina llamada ‘bomba de calor’ para transferir energía del exterior al interior. De hecho, funcionan a base de utilizar el calor del ambiente para secar. Si estáis pensando que os suena algo similar, es porque los aparatos de aire acondicionado usan exactamente el mismo principio físico: la aerotermia.

Pero, ¿cómo es posible exactamente? ¿Cómo se transporta calor de fuera a dentro? ¿Qué ocurre con la humedad que había en la ropa? ¿A dónde va? Las secadoras con bomba de calor tienen dos circuitos cerrados que trabajan juntos para maximizar la eficiencia. El primero es un circuito de aire que, a través de un intercambiador de aire y varias capas de filtrado, seca la ropa. Por su parte, para subir y bajar la temperatura del aire, se usa un circuito de refrigerante.

En cuanto a las secadoras de condensación, se caracterizan porque aprovechan el contacto con materiales fríos para condensar la humedad. Para ello, primero calienta el aire con una resistencia eléctrica y luego lo hace pasar por el tambor. En este proceso, el aire caliente se humedece.

Tras esto, el aire caliente y húmedo pasa por debajo del tambor y su circuito se ‘cruza’ (sin mezclarse, los tubos están en contacto) con una corriente de aire ‘frío’ (temperatura ambiente) provocada por un ventilador eléctrico. Al contacto, el aire húmedo y caliente se enfría y seca.

Por su parte, el funcionamiento de las secadora de ventilación es más simple y menos eficiente. Consiste en calentar el aire mediante un calentador eléctrico o de gas para que la humedad se evapore.

secadora con bomba de calor de lg

Una característica común entre ambas es que tienen un circuito cerrado de aire que, aunque no es idéntico, funciona de forma similar: «roba» humedad a la ropa, luego la condensa y repite así el ciclo.

Sin embargo, hay una diferencia fundamental en la manera en que se calientan o enfrían. Mientras que la secadora de condensación se calienta con una resistencia y se enfría con aire del exterior; la de bomba de calor se calienta en contacto con refrigerante calentado con compresor y se enfría en contacto con refrigerante expandido mediante una válvula de expansión.

Las secadoras de LG siguen este principio, proporcionando un secado con la máxima eficiencia energética en el menor tiempo posible.

Limpieza de una secadora de bomba de calor vs. de condensación

 

condensador lg secadora

 

Aunque a nivel mecánico y físico los diferentes tipos de secadoras son notablemente distintos, la realidad es que exigen el mismo tipo de mantenimiento y la misma necesidad de limpieza en lo que al tambor se trata. En esto no son distintas.

Centrándonos en las secadoras con bomba de calor, es muy importante la limpieza del condensador para un correcto mantenimiento. En el caso de las secadoras LG de bomba de calor, proporcionan la limpieza automática del mismo gracias a un spray de agua presión. Su competencia mientras tanto deja esa tarea a los usuarios, con la consiguiente pérdida de tiempo y falta de precisión que eso conlleva.

Características de las secadoras de LG

 

Otra de las especificaciones más valoradas de las secadoras de LG es que lo hacen a baja temperatura (como si se tratase al aire libre), de forma que se protegen los tejidos y se evita que la ropa encoja. Diferentes sensores de secado detectan el grado de humedad de las prendas y adaptan automáticamente el tiempo de secado para reducir el consumo energético y cuidar las fibras.

Estas secadoras también destacan por reducir en un 99,9% los alérgenos, algo ideal para personas con alergias o dermatitis, incluso para evitar otro tipo de infecciones en la piel. Esto se logra gracias a la tecnología, que a su vez permite altísimas eficiencias. Las secadoras LG son las únicas con tecnología EcoHybrid, que ahorran hasta un 21% de electricidad con su modo ECO, permitiendo escoger entre el modo de secado rápido o Eco.

Las secadoras de bomba de calor Dual Inverter de LG tienen dos pistones en vez de uno (como el resto de marcas con bomba de calor). Esto permite incrementar su velocidad de compresión y reducir la vibración del compresor, generando mayor caudal de aire caliente para conseguir secar en menos tiempo, al tiempo que permite ofrecer mayor durabilidad. Sin olvidad que LG cuenta con la secadora más eficiente del mercado: un 10% más eficiente que A+++ (máxima clasificación energética).

Imágenes | LG y Shutterstock/Serghei Starus