Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Estamos en un punto en el que la cámara frontal está cobrando cada vez más importancia frente a la trasera en el mundo smartphone. La tendencia a inmortalizar todo lo que hacemos en primera persona y con nosotros como protagonistas de la acción ha llevado a los fabricantes de móviles a tener cada vez más en cuenta una demanda generalizada: mayor calidad y funcionalidades en la cámara delantera.

Si para mí realizar selfies es una prioridad, está claro que tendré que buscar teléfonos que cuiden esta especificación al máximo. La apuesta del LG V40 ThinQ va precisamente en esa línea, y ha subido el nivel en esta generación ofreciendo una cámara frontal dual, una estándar y otra gran angular con hasta 90°.

Características:

  • Triple disparo
  • Cámara frontal dual
  • Altavoz Boombox
  • Google Assistant
LG V40 ThinQ
Comprar ahora

Aunque lo que vamos a ver a continuación son especificaciones muy concretas que no tengo que pasar por alto, existen recomendaciones a tener bien presentes si quiero realizar las mejores “autofotos”; pilares que son independientes por completo del teléfono que estemos utilizando. Son siete consejos que estoy seguro de que van a mejorar tu nivel de fotografía en este campo:

1. La luz es nuestra mejor amiga

Como en todo tipo de fotografía, la luz es el elemento más importante. Debo de tener en cuenta las fuentes de luz a mi disposición para dibujar el rostro de la manera que más me convenga.

Es recomendable el uso de luz natural por su calidad y difusión, siempre que no sea extremadamente directa o fuerte. De hecho suele ser mejor disparar en un día ligeramente nublado, algo que nos suaviza la poderosa luz solar.

Si me encuentro en interiores la mejor opción es aprovechar la luz que entra por una ventana. Si es demasiado fuerte, aprovecharé alguna cortina translucida para difuminar la luz, eso suavizará las sombras. Si no tengo esa opción por horario, no recomendaría el uso luces de techo, como bombillas o fluorescentes, ya que suelen estar en una posición alejada y alta que genera sombras poco naturales o agradecidas.

Sea artificial o natural, hay que girar, acercarse y alejarse para comprobar cómo actúa la luz sobre nosotros. En la mayoría de los casos la luz va a ser mejor que esté posicionada delante de nuestra cara, en una línea un poco por encima de nuestros ojos.

Por último, no hay que abusar del flash en el caso de usar la cámara trasera de un teléfono. El resplandor que genera distorsiona la apariencia y consigue resultados poco atractivos.

2. En búsqueda del ángulo perfecto

Tenemos que conocernos, todos tenemos un lado bueno o mejor, un ángulo de cámara que objetivamente nos beneficia, aunque tampoco debemos abusar de una pose y que todas las imágenes parezcan la misma.

Sea como sea, este segundo ingrediente tiene que ir coordinado con el anterior: la luz debe seguir estando orientada de forma que nos beneficie. Evitaremos extremos, ni un ángulo muy alto nos va a venir bien, tampoco uno muy bajo.

Siempre comenzaríamos con la cámara situada a la altura de nuestros ojos, a partir de ahí empezaríamos a jugar moviendo el teléfono a izquierda y derecha, arriba o abajo. Lo habitual es que las tomas desde una posición superior sean más agradecidas.

Piensa en la forma en la que nuestros ojos sean protagonistas en la imagen al tiempo que buscamos un ángulo que propicie una profundidad atractiva; optar por retratar un rostro plano suele ser bastante complicado. También debemos tener en cuenta que existe una distorsión en los objetivos, cuanto más cerca esté una parte de la cámara más pronunciado parece, juguemos bien con las distancias.

3. Mejor con expresiones naturales

Volvemos a incidir en el punto de conocernos, identificar cuáles de nuestras expresiones son las que lucen mejor en la cámara, que normalmente estarán relacionadas con mostrarnos de forma natural.

Forzar nuestra expresión no es un buen negocio, pero siempre podemos probar con diferentes sonrisas, darnos cuenta de cuál es la que queda más interesante según el destino que vaya a tener la fotografía. En todo caso sonreír es siempre mejor opción que quedarnos serios.

Un par de trucos que podemos realizar: inhalar justo cuando le vas a dar al botón de disparar, eso hará que aparezcamos con los labios ligeramente separados, mostrando una expresión relajada. Otro, mantén los ojos cerrados hasta justo el momento antes de tomar la foto, obtendremos un resultado más fresco.

4. No descuides el fondo

Tenemos claro que el selfie nos tiene como protagonistas a nosotros, pero no descuides el fondo, puede conseguir que la imagen termine por ser perfecta. No debemos olvidarnos de evaluar si lo que está apareciendo ahí de atrás está sumando o empeorando la imagen.

¿Es interesante como tal? ¿Es simplemente un color que contrasta bien con nosotros? ¿Estamos en interior o exterior? Si la iluminación te lo permite, pensemos un poco cómo puedes mejorar la imagen con el fondo.

Si estamos en un ambiente natural muy posiblemente el fondo va a contar muchas cosas, aprovechémoslo. Si estamos en una habitación, ordenemos y compongamos un poco lo que vamos a enseñar, teniendo cuidado con terceras personas que anden por ahí y puedan arruinarte la toma.

Al margen de las posibilidades técnicas de la cámara de tu teléfono —por ejemplo, que te deje desenfocar— tenemos que entender que la profundidad de la escena siempre va a conseguir que la toma sea más atractiva. Y con el LG V40 ThinQ, siempre nos queda la posibilidad de modificar el fondo de nuestra foto, ya que su funcionalidad nos permite desde aplicar cinco efectos de luz diferentes hasta cambiarlo por un fondo de color. El único límite es tu imaginación.

5. Aplicaciones y filtros

Si la fotografía ha salido bien de forma natural, no deberíamos procesar demasiado la imagen, pero es una realidad que hoy en día el 50% del resultado se consigue con filtros y bastante edición.

Pero siempre hay opción de mejorar parámetros de la imagen, editar imperfecciones, o introducir elementos creativos que le den un significado más marcado o divertido. En todo caso tenemos que saber realizar los cambios con mesura, darle un punto atractivo sin dejar de parecer natural.

Aunque los teléfonos cuenten con modos de mejora de imagen, algunos con opciones exageradas que revolucionan nuestra “belleza”, existen multitud de aplicaciones dedicadas a estas labores, entre ellas os recomendamos nombres como Airbrush o Facetune, especializadas en selfies, o aplicaciones más generales como VSCO o el omnipresente Instagram.

6. LG V40 ThinQ: modo retrato en la cámara frontal

Lo hemos repetido varias veces, una buena fotografía requiere de profundidad, existen muchas formas de conseguir mejorar ese aspecto pero en telefonía móvil se está optando por crear modos de retrato especializados.

Lo habitual es encontrarlo en la cámara principal del teléfono, la trasera, pero el LG V40 ThinQ es capaz de realizar este mismo proceso con la cámara frontal.

¿Para qué sirve? El sistema es capaz de identificar al sujeto y aislarlo digitalmente del fondo, habilitando de esta forma la posibilidad de desenfocar todo lo que no sea el elemento principal. Le damos más potencia a la imagen, conseguimos la citada profundidad.

En el caso concreto del teléfono LG tenemos dos sensores. El estándar tiene 8 megapíxeles y una apertura f1.9, una cifra muy baja que nos habla de la facilidad que tiene para entrar la luz en el sensor, lo que claramente nos ayuda en tomas complicadas. El segundo sensor es un gran angular de 5MP y 90º, perfecto para ese selfie grupal en el que, con una cámara de otro tipo, alguien se nos quedaría siempre fuera.

7. No te canses de probar

Un último consejo, temporiza tus imágenes: utiliza el temporizador de la cámara para no perder estabilización a la hora de pulsar el botón, seguro que el número de imágenes nítidas será mucho más alto.

Terminamos nuestras recomendaciones para hacer el mejor selfie con una idea bastante clara: haz muchas fotos, la época analógica hace tiempo que terminó y la fotografía digital así nos lo permite.

A base de ensayo y error, además de evaluar las tomas que ya hemos realizado, vamos a conseguir mejorar nuestra destreza con los selfies o con cualquier tipo de fotografía.

Imágenes | Olivier Fahrni | rawpixel | Artem Bali | Steve Gale