Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

En los hogares que invierten en un lavavajillas no se vuelve a fregar a mano, aunque aún hay viviendas que no tienen este electrodoméstico. Una de las barreras de entrada parte de la falsa creencia de que gastan mucha agua, consumen mucha electricidad o no limpian en profundidad, mitos que se han demostrado falsos con estudios científicos a favor del lavavajillas.

Lo cierto es que incorporar un lavavajillas en el hogar ahorra agua y electricidad, ayudando tanto al bolsillo como al medio ambiente; así como nos aporta más tiempo libre que podemos dedicar a otras actividades. Especialmente con los nuevos electrodomésticos A+++ con lavado a vapor y un mayor aprovechamiento del espacio interior.

Características:

  • Con los lavavajillas LG tus platos brillarán. Descubre sus distintas medidas, modernos controles, capacidad para grandes cargas y las bandejas ajustables, para un rendimiento impecable y una satisfacción completa. Los lavaplatos LG están pensados para solventar todas las necesidades de nuestros clientes.

Así ahorra agua y energía el lavavajillas

Un estudio del Canal de Isabel II demostró, en 2009, que utilizando un lavavajillas convencional se lograba un ahorro de 30,6 litros de agua diarios frente al lavado a mano. En el mismo estudio se observa cómo el aumento de la eficiencia desde 1990 a 2009 supone una reducción notable del agua y energía que usan los lavavajillas.

Podemos extrapolar que en 2019, con eficiencias A+++ y tecnologías como QuadWash de LG, ahorramos aún más que entonces. De aquellos 30,6 litros de agua, 27,4 litros eran de agua caliente, y dado que calentar agua supone el mayor coste energético del lavavajillas, mejor cuanta más seamos capaces de evitar.

La Organización de Consumidores y Usuarios confirmó pocos años después que “el lavavajillas es uno de los equipos que más nos ayuda a respetar el medioambiente y a mirar por nuestro bolsillo”, ahorrando también 1,06 kWh diarios frente al fregado a mano. Ahora se han alcanzado eficiencias mucho mayores.

Los lavavajillas QuadWash de LG, integrados dentro de la filosofía Smart Green de la marca, reducen el consumo de agua hasta en un 36%, lo que equivale a 1.400 litros de agua. Es la cantidad que bebe una familia en seis meses. El consumo de energía se reduce hasta un 22%, disminuyendo a su vez las emisiones de CO2 hasta los 2.160 kg en 10 años, un récord.

Un mejor aprovechamiento del espacio interior

Si el lavavajillas ahorra tiempo y dinero, y además es más sostenible que fregar a mano, ¿por qué aún hay viviendas sin él? Una de las barreras podría ser el espacio necesario, que requiere una pequeña modificación de la cocina. Una reforma siempre es un buen momento para plantearse la inversión en un lavavajillas, aprovechando para reservar un hueco y sus canalizaciones.

El espacio que ocupa este electrodoméstico está siendo cada vez más aprovechado. La mencionada tecnología QuadWash hace uso de cuatro brazos en lugar de los dos convencionales, que se desplazan hacia delante y hacia atrás mientras giran con el objetivo de aumentar el alcance. Gracias a esta técnica se logra hasta un 30% más de cobertura en el lavado, higienizando los contenidos al retirar una mayor cantidad de restos de comida. 

Esta capacidad de penetración es especialmente útil si hay bebés en casa, puesto que los biberones se desinfectan de forma aún más eficiente que con muchos esterilizadores tradicionales, ofreciendo una mayor higiene gracias a esta tecnología. Sin utilizar otro aparato más.

A esto se suma la incorporación de cestos ajustables en altura, parrillas abatibles y una tercera bandeja para cubiertos, como se observa en el modelo DF415HMS de la serie QuadWash. Este lavavajillas, con eficiencia A+++, hace uso de la tecnología TrueSteam e incorpora conexión con la app SmartThinQ.

Tecnología de limpieza al cuidado de los tuyos

Además de la presencia de los cuatro brazos articulados, los lavavajillas mencionados incluyen la tecnología de limpieza TrueSteam con vapor. Si los primeros lavavajillas de la historia consistían en pilas mecánicas que embestían los platos (y los rompían con frecuencia), estos han evolucionado hacia electrodomésticos que cuidan de la vajilla.

Es algo especialmente útil para la vajilla delicada, como copas o vasos finos, pero de aplicación en todo tipo de utensilios, cubiertos incluidos, e incluso los utensilios de los bebés como los biberones. La tecnología de vapor facilita alcanzar la máxima higiene de estos objetos, que a menudo caen al suelo. El lavavajillas es un electrodoméstico que cuida de los tuyos.

La tecnología de vapor sirve para todo tipo de utensilio que pueda ser lavado en lavavajillas, aportando un plus de calidad en el acabado con menos energía que, además, facilita el secado. El vapor parte del agua ya caliente del lavavajillas, por lo que es un tipo de sistema que ahorra recursos en el lavado y contribuye al sello A+++ de los TrueSteam.

Las partículas de agua a alta temperatura eliminan cualquier rastro de suciedad al ocupar todo el volumen, disolviéndose gracias al calor y manteniendo las superficies con un mayor grado de higiene, algo que también influye en el acabado. De hecho, se reduce hasta un 30% las marcas de agua.

Usar el lavavajillas de forma inteligente

¿Primera vez con un lavavajillas? Incluso quienes llevamos tiempo usándolo podemos hacer un uso más eficiente de él con algunos consejos clave.

Por ejemplo, prelavar la vajilla en el grifo no es una buena idea, ya que gastaremos el doble de agua y los lavavajillas modernos pueden con la suciedad incrustada. Para retirar los restos de los platos podemos usar una servilleta, o bien empujar con un cubierto si en casa usamos de tela (más sostenibles).

Otro consejo es el de colocar los utensilios de forma ordenada para que así quepa el mayor número posible, un ‘tetris’ que lleva tiempo de práctica pero que nos ahorrará tiempo y recursos en cada lavado. La modularidad que mencionábamos arriba con los lavavajillas QuadWash pueden ayudarnos en esta tarea. Además, los cubiertos no serán un problema, puesto que en lugar de estar situados en el clásico cesto reposan en una tercera bandeja que no resta espacio a los platos.

¿Qué mantenimiento necesita el lavavajillas?

Todos los electrodomésticos requieren un mantenimiento mínimo que, en el caso del lavavajillas consiste en la limpieza del filtro y en añadir sal descalcificadora si vivimos en un lugar con el agua dura como las Islas Baleares, Castellón o Valencia, y en general toda la Cuenca Mediterránea.

El agua dura contiene un alto nivel de minerales disueltos, como sales de magnesio y calcio. Añadiendo sal descalcificadora, la resistencia que calienta el agua estará limpia y durará más. Unido a la garantía de 10 años del motor Direct Drive, este electrodoméstico puede tener una vida muy larga.

Tampoco está de más hacer uso de la herramienta Smart Diagnosis de LG a través de la aplicación Smart ThinQ. Esta nos ayudará a resolver problemas de forma rápida, evitando en muchos casos la presencia de un técnico en casa. Y la misma app nos recordará los ciclos de limpieza adicionales, manteniendo actualizado y conectado nuestro lavavajillas. También nos permite controlar nuestro lavavajillas estemos donde estemos, por ejemplo, programando el inicio del programa de lavado.

Imágenes | iStock/MkovalevskayaiStock/SasiistockiStock/intsys