Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los frigoríficos A+++ tienen un coste más elevado que los A++ o los A+, lo que no significa que sean más caros. Un frigorífico sale caro cuando consume mucha energía, no conserva bien nuestra comida y la tenemos que tirar, las reparaciones resultan costosas, o cuando su espacio es pequeño y nos obliga a acudir con frecuencia a la compra (con el coste temporal que eso implica).

Si estamos pensando en comprar un frigorífico, el precio inicial es solo un pequeño factor que habrá que valorar junto a otros, como la capacidad interior, el consumo anual, la conexión inteligente con otros dispositivos o las funciones de autodiagnóstico como las que tienen los Combi de LG. Repasemos algunos puntos clave orientados al ahorro a largo plazo de frigoríficos A+++.

La diferencia entre un A+++ y un A+

La denominación A+++ a la D indica cómo de eficiente es un electrodoméstico. Si un mismo año se ponen a la venta varios frigoríficos, estos serán clasificados según una letra (D, C, B, A, A+, A++ y A+++) siendo esta última la máxima eficiencia. Pero incluso en este último valor podemos hacer distinciones, como poner un “-40%” junto a la etiqueta energética.

Características:

Consigue tu Combi no frost grande por dentro y pequeña por fuera, para que toda tu comida esté a la punta de tus dedos. Encuentra un combi ecológico perfecto para tu estilo de vida. Máxima frescura en todos los sentidos.

Así, si en los Combi de LG leemos “A+++ (-40%)” podemos entender que este frigorífico consume un 40% menos que la media de los A+++ del mercado. Esto se traduce en un ahorro a largo plazo que, para un electrodoméstico que está siempre conectado a la corriente eléctrica, puede suponer una cantidad importante de dinero.

En la tabla podemos observar cuánto nos ahorramos si invertimos en un frigorífico de calidad. Si tenemos un A+ y nos cambiamos a un A++ ahorraremos 117 euros en electricidad, pero si nos pasamos a un A+++ (-40%) esta cifra subirá a 496 euros.

Es cierto que hay frigoríficos realmente asequibles cuyo desembolso es tan bajo que podemos caer en el error de adquirirlos, pero a largo plazo es probable que nos salgan bastante caros si pagamos el doble de luz. Por contra, los más eficientes tienen mayor coste pero acaban saliendo baratos. Es una inversión que debemos considerar pensando en el largo plazo.

El ahorro a largo plazo de un buen mantenimiento

El ahorro en costes va más allá de lo que nos sale a cuenta la electricidad. Si con ella ya hemos ahorrado un buen pellizco de la inversión inicial, con la función de autodiagnóstico y la durabilidad del frigorífico este se acaba pagando solo.

La durabilidad de un electrodoméstico es un elemento crítico no solo en el coste —cuanto más duren, menos frigoríficos habremos de comprar a lo largo de nuestra vida—, también lo es para el medio ambiente: cuanto más dure un mismo electrodoméstico, menor será el impacto de fabricar uno nuevo en el mismo periodo.

La diferencia entre un frigorífico que dure 12 años en lugar de 8, si ambos tienen el mismo coste, es abonar un 2,5% más cada año en concepto de compra. De ahí que los compradores busquen electrodomésticos duraderos que les hagan compañía muchos años. Los frigoríficos LG tienen una vida útil mínima garantizada de hasta 20 años, que coincide con la garantía máxima que ofrecen en su Inverter Linear Compressor (modelos Combi A+++ -40%).

La sensorización del frigorífico

Tiempo ha, uno de los grandes hitos de desarrollo fue la adición de un sistema electrónico de control y sensórica digital, en lugar de componentes puramente mecánicos. Hoy la conectividad ha dado lugar a otra forma de ahorro a largo plazo: los autodiagnósticos.

Gracias al sistema Smart Diagnosis a través de la app Smart ThinQ, permiten estar al tanto de actualizaciones así como de evitar errores frecuentes en el uso. También facilitan al usuario resolver problemas sencillos, evitando la presencia (y factura) de un técnico a domicilio. De nuevo, suponen un ahorro importante.

La buena conservación de alimentos también ahorra dinero

En las viviendas españolas se estima que el 42% de los alimentos acaban en la basura por diferentes motivos. Según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en la Unión Europea desperdiciamos 179 kilogramos al año en los hogares, por habitante. Si pudiésemos evitar esta pérdida, además de cuidar el medio ambiente, también evitaríamos un gasto.

Basta con sacar los tickets del supermercado y estimar cuánto sería el 42% (cuatro de cada diez euros, grosso modo para darse cuenta que merece la pena invertir en un frigorífico en el que los alimentos se conserven mejor. El elevado coste inicial de un A+++ (-40%) será bajo comparado con el ahorro en alimentos.

Que el electrodoméstico incorpore diferentes secciones para distintos alimentos, como el cajón Fresh Converter (que se mantiene entre -2ºC y 3ºC, programable) resulta imprescindible para mantener la comida fresca en buenas condiciones durante más tiempo.

El cajón Fresh Converter mantiene la fruta y verdura durante más tiempo, así como ayuda a enfriar bebidas. Esto facilita, además, las grandes compras en supermercado, lo que a su vez nos ahorra tiempo en la compra y gasolina, si usamos el coche para acudir.

Frigoríficos de más capacidad: compras más grandes

Por el mismo motivo también es recomendable contar con frigoríficos de gran volumen interior, como es el caso de los Combi de LG, con un 12% más de capacidad con respecto a electrodomésticos de tamaño similar. Según datos del informe ‘Alimentación, sociedad y decisión alimentaria en la España del siglo XXI’, casi el 40% de españoles acudimos entre tres y cuatro veces a la semana a comprar alimentos frescos. ¿Y si pudiésemos evitarlo?

Aquí puedes crear el contenido que se usará dentro del módulo.

Saber aprovechar el espacio interior es un arte que evita pérdidas de alimentos, pero tanto disponer de este como acoplar la guardar la comida de forma inteligente nos ahorrará un tiempo precioso que podremos dedicar a otras actividades. El tiempo medio por compra ronda los 78 minutos, por lo que invertir en un buen frigorífico suponer una inversión directa en calidad de vida.

Controlar el frigorífico a través del móvil

Si antes hemos mencionado el autodiagnóstico mediante la app Smart ThinQ también podemos resaltar el control inalámbrico del frigorífico desde el móvil mediante la misma aplicación. Esta nos permitirá regular la temperatura en remoto, observar su estado y realizar ajustes, pero también acceder a funciones de configuración que pueden resultarnos interesantes.

Para los frigoríficos Combi de LG podremos configurar por separado la temperatura del interior del frigorífico y del congelador, establecer la función del filtro Pure N Fresh como automática, o activar el enfriado rápido. Este último es especialmente útil en verano o en momentos puntuales de mucha actividad en la cocina, y nuestros alimentos no se echarán a perder.

Como hemos visto, adquirir un electrodoméstico A+++ conectado y de alta calidad incluye más factores además de un precio superior a los A+, pero su ahorro a largo plazo, mejora en la calidad de vida o cuidado medioambiental son otros puntos a tener en cuenta como inversión.

Imágenes | iStock/brizmaker, iStock/Bogdan Kurylo, iStock/Kwangmoozaa