Contenidos contratados por la marca que se menciona

El monitor que eliges y cómo lo utilices influirán en tu salud. Así de claro. Tus hombros cargados, tu vista cansada, tus posibles mareos muy probablemente se deban a un mal “setup”, una combinación de monitor incómodo y postura forzada. ¿Qué debes tener en cuenta entonces? La clave está en la ergonomía.

La ergonomía es mucho más que comodidad. Si hacemos caso a su etimología griega, nos toparemos con έργον, de “trabajo”, y νόμος, de “ley”. ¿Las leyes del trabajo? Más bien, los mínimos que deben cumplir los entornos laborales, los entornos en los que trabajar de forma agradable y saludable. La ergonomía, por tanto, define las bases en materia de uso, pero también de salud. Y si hay una familia de monitores que cumple con estas máximas no es otra que la Ergo de LG.

Dependiendo de las necesidades de los distintos perfiles de usuarios, engloba diferentes modelos. Por ejemplo, el monitor LG UltraWide Ergo 34WN780-B está orientado a desarrolladores, creativos e informáticos; mientras el LG UltraFine Display Ergo 32UN880A-W se dirige a creadores de contenido y trabajadores de oficina; o el LG UltraGear Ergo 27GN88A-B, con su panel NanoIPS con 1ms de máxima velocidad de respuesta y frecuencia de actualización a 144 Hz, apunta al público gamer.

¿Por qué es importante la ergonomía del monitor?

 

Dependiendo de la posición del monitor, así será la calidad de nuestra ergonomía. La altura a la que se sitúa el periférico, el pico de brillo, su capacidad para rotar o inclinarse vertical u horizontalmente, y el rendimiento general son indispensables para garantizar una buena ergonomía y, por tanto, una buena salud visual.

Por supuesto, la altura y posición del monitor son los puntos más importantes a la hora de lograr la mejor ergonomía posible. Veamos cuáles son los rangos adecuados.

Modificar la posición del monitor, ¿cuál es la correcta?

La posición del monitor no solo hace referencia al índice de inclinación, sino también a su posición respecto al resto de elementos. Un escritorio limpio y ordenado, con buena iluminación para evitar el agotamiento que generan las sombras o los reflejos, es imprescindible para lograr una mayor ergonomía. Veamos cuáles son las tres claves para ajustar tu monitor LG.

¿Cómo regular la posición del monitor?

 

 

Comenzamos por el ángulo horizontal. La mayoría de monitores cuentan con la posibilidad de modificar hasta 90º la inclinación de la pantalla. Dependiendo de la altura del usuario, no se recomienda angular la pantalla más de +5 o -5º. LG Ergo permite un giro de hasta 25º bidireccionales y una altura que oscila de 0 a 130mm, lo que facilita enormemente las necesidades de muchos tipos de usuarios.

Las piernas flexionadas creando un ángulo de 90º desde las rodillas, los brazos creando otro de 90º con los codos y la espalda recta, son las reglas de una buena postura. Esta debe ser natural, no forzada, algo que el brazo pivotante del LG ERGO faculta gracias a sus funciones de retracción y extensión, con distintos puntos de ajuste de inclinación y giro.

¿Cuándo es mejor elegir un monitor que apueste por una total ergonomía?

 

 

Ya estemos en casa teletrabajando, en una oficina compartida o en un escritorio improvisado, la ergonomía es fundamental para nuestra salud. Pero es especialmente importante cuando el espacio es escaso y necesitamos ganar en comodidad. En este caso, modelos como los LG Ergo, los únicos con brazo ergonómico y 395 puntos de vista (280º rotación, 25º inclinación y 90º de giro), simplifican el uso diario incluso en los rincones más inhóspitos.

Por supuesto, la altura de la silla también es importante. Para tener un parámetro común, una persona de 1,70-1,80 cm de altura debe sentarse sobre una silla que marque una altura límite de 75 cm.

Existe una normativa ISO que establece unos parámetros básicos. Las personas más altas deberán mantener la silla entre los 45 y 50 cm, las más bajas pueden subirla hasta los 70-75 cm. En resumen, es conveniente apostar por una silla de escritorio con regulación de altura.

Distancia al monitor: ¿cuál es la más recomendada?

 

 

Existe un consenso claro entre los optometristas expertos: la distancia a la que conviene situarnos respecto al monitor está fijada entre los 10 y 15 cm. Si padeces problemas de vista, no fuerces el uso ni inclines la espalda, ya que esto afectará a tu postura habitual, cargando los hombros y perjudicando tu salud ocular.

Nuestra línea de visión o eje óptico horizontal debe dirigirse al margen más alto del monitor, de manera que no necesitemos mantener los ojos bien abiertos para poder ver el monitor al completo. Esto es fundamental para evitar su deshidratación, más común cuanto mayor es la apertura del párpado.

¿Y si tenemos que realizar una presentación, poner a cargar el móvil o sacar una segunda pantalla? LG también ha pensado en ello: el brazo telescópico de LG UltraWide Ergo 34WN780-B puede girar hasta los 280º, de manera que no necesitaremos levantarnos e inclinarnos para ver la pantalla para conectar o desconectar algún cable de sus puertos USB y HDMI (incluye una conexión de carga de dispositivos de hasta 60W, entrada DisplayPort 1.4 compatible con FreeSync, 2 entradas USB A y 1 salida de audio).

¿Cuál es el modelo que mejor se adapta a tus necesidades?

 

 

LG Ergo cuenta con distintas subcategorías adaptadas a cada perfil de usuario. Si trabajas en edición de fotografía, es recomendable apostar por un monitor con un gran control horizontal, que pueda ajustarse a tu punto de vista sin desvirtuar los colores. En este caso, el LG UltraFine Display Ergo 32UN880A-W es ideal, ya que no incluye un angular tan largo y ayuda a centrar nuestra atención, como si estuvieras recurriendo a un carísimo sistema multimonitor.

Si trabajas elaborando largas presentaciones y tablas de Excel, necesitarás un sistema multimonitor o, como mínimo, un ratio más largo que la media. No hay duda, el LG UltraWide Ergo 34WN780-B es el más recomendable. Y es que el formato 21:9 aporta un 32% más de campo de visión, garantizando una mayor productividad.

Si prefieres jugar o ver contenido en vídeo, agradecerás una tasa de refresco de 120Hz en adelante. El LG UltraGear Ergo 27GN88A-B es más que suficiente: su panel NanoIPS con 1ms de máxima velocidad de respuesta y frecuencia de actualización a 144Hz te cansarán la vista.

Y si trabajas en tareas ofimáticas pero quieres desconectar de vez en cuando entre apps de streaming, necesitarás un buen filtro que corrija el exceso de luz azul, pero que muestre el color de manera vívida. En este caso, depende de tu presupuesto, pero LG UltraFine Display Ergo 32UN880A-W es idóneo, ya que reproduce hasta el 99% del perfil de color sRGB y es totalmente compatible con HDR10.

Por todo lo indicado anteriormente, no es de extrañar que los LG Ergo se hayan convertido en los monitores líderes en su segmento. No importa si sus usuarios los emplean debido a su eficiencia a la hora de trabajar, para disfrutar de cualquier tipo de contenido o de sus juegos favoritos. La flexibilidad y versatilidad que aportan con sus 395 puntos de vista y su total ergonomía les convierten en el periférico ideal, ¿o no?