Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los hogares españoles consumen 5.172 kWh en calefacción y 170 kWh en aire acondicionado al año según el IDAE (Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía), lo que para portales como Kelisto supone el 47% del consumo del hogarEl coste de enfriar o calefactar la vivienda es multifactorial y depende de la tarifa contratada, la eficiencia de las máquina, nuestro uso y cómo sea la vivienda.

Un gran porcentaje de hogares sigue usando quemadores de leña y carbón, así como otro tipo de calderas de gas cuya emisión de gases de efecto invernadero afecta a las ciudades. Pero, ¿y si pudiésemos climatizar nuestras viviendas ahorrando y sin emitir GEI? Vamos a ahorrar en la climatización de nuestra vivienda con esta breve guía sobre climatización.

Características:

  • Combinación perfecta de diseño y tecnología.
  • El diseño de los LG Split y sus inigualables características no te dejarán indiferente. Te brindaran lo mejor del aire puro, silencioso y eficiente.

Qué factores tener en cuenta para elegir aire acondicionado

El presupuesto energético en climatización tiene dos partidas: calefacción y aire acondicionado. Formas de generar calor hay muchas, pero para el frío se usan, preferentemente, sistemas con base de aerotermia. Es decir, bombas de calor cuyo principio físico sea el de transportar energía hacia el exterior.

Esta forma de “generar frío” (formalmente expulsar calor) está catalogada como fuente de energía renovable porque su mecanismo de funcionamiento aprovecha la diferencia de temperatura entre interior y exterior. En 2011 Greenpeace la consideró la mejor opción para calefacción desde el punto de vista de la eficiencia energética. También lo es desde el coste según datos de Nergiza:

En teoría, y en condiciones ideales el rendimiento máximo, ronda los 14,65 W de calor por cada kW eléctrico consumido. El rendimiento real no llega a tanto pero sí es muchísimo más elevado que cualquier sistema de quema o resistencias. Con máquinas de alta calidad, como los splits Dual Inverter de LG, se alcanzan rendimientos de 3,81 W/W. Es decir, por cada vatio de electricidad que consumimos recibimos 3,81 vatios de frío, o 3,27 frigorías.

La calidad es importante en el diseño del aparato de aire acondicionado, y merece la pena invertir en máquinas A++/A+ (frío/calor, respectivamente); así como electrodomésticos con garantía comercial ampliada como ocurre en el mencionada tecnología Dual Inverter (10 años).

¿Cuánta energía hace falta para calentar mi vivienda?

Potencia (W) = Dimensiones x Orientación x Aislamiento x Zona climática x 85

Calcular la potencia calorífica máxima de una estancia, es decir, el calor que será necesario verter en ella para estar confortables, es muy sencillo. Al menos de forma aproximada y para espacios con menos de 2,5 m de altura, como haremos en esta entrada. Lo primero es conocer las Dimensiones en metros cuadrados.

Una vez las tenemos buscaremos el factor para la Orientación:

  • Este: Orientación = 1.
  • Oeste: O = 1.
  • Norte: O = 1,12.
  • Sur: O = 0,92.

El factor de Aislamiento es, probablemente, el factor más complejo de calcular. La mayoría de nosotros no tenemos muy claro cómo fue construida la vivienda, aunque hay varias aproximaciones válidas:

  • Ventanal doble y tabique doble: buen aislamiento. Aislamiento = 0,93.
  • Ventanal sencillo y tabique doble o bien ventanal doble y tabique sencillo: aislamiento medio. A = 1.
  • Ventana sencillo y tabique sencillo: sin aislamiento. A = 1,1.

Ahora procedemos a buscar la zona en la que se encuentra nuestra vivienda según el siguiente mapa elaborado por el documento DB-HE sobre ahorro de energía del Código Técnico de la Edificación:

  • Zona A: (Zona = 0,88)
  • Zona B: (Z = 0,95)
  • Zona C: (Z = 1,04)
  • Zona D: (Z = 1,12)
  • Zona E: (Z = 1,19)

Climatización según la zona de España

No todas las casas son iguales o tienen la misma orientación, ni todas las zonas de nuestro país tienen el mismo clima. Por ejemplo, un chalet y un piso de dimensiones similares, localizados en la misma ciudad, tendrán un consumo muy diferente. El chalet gastará más para alcanzar la misma temperatura debido al área de contacto con el exterior.

Además, no todas las viviendas han de calentarse a la vez en todos sus puntos, como explicaremos con el factor de simultaneidad. De ahí que los cálculos sean por estancias más que por viviendas completas, algo que nos permite la calefacción mediante multisplits como los que ofrece LG.

Veamos varios ejemplos de estancias reales y potencia máxima necesaria para calefactarlas. Una habitación infantil en Cádiz de 10 m2 y orientación norte con un aislamiento medio requerirá un máximo de 838 vatios. P = 10·1,12·1·0,88·85.

Una habitación de matrimonio de 15 m2 en Valencia y orientación este, con un aislamiento bueno necesitará un máximo de 1.126 vatios. P = 15·1·0,93·0,95·85.

Un salón de Pontevedra de 20 m2 con orientación oeste y un aislamiento deficiente necesitará una potencia máxima de 1.945 w. P = 20·1·1,1·1,04·85.

Un comedor de 25 m2 ubicado en Madrid con orientación norte requerirá una potencia máxima de 2.932 vatios en el peor de los casos. P = 25·0,92·1,1·1,12·85.

Un pequeño estudio de 30 m2 en León que disponga de un aislamiento deficiente y orientación sur necesitará 3.071 w para calefactar. P = 30·0,92·1,1·1,19·85.

El factor de simultaneidad de la vivienda

Si las columnas de 30 m2 son interesantes es no solo porque ha aumentado la cantidad de estudios pequeños o antiguos locales reconvertidos, sino porque rara vez usamos simultáneamente más espacio en la vivienda. El factor de simultaneidad es clave a la hora de aprovechar nuestros aparatos de climatización porque, ¿para qué calefactar una estancia en la que no estamos?

Como ejemplo, una vivienda de 120 m2 ubicada en la zona E con orientación norte tendrá un consumo máximo de entre 12.643 vatios a 14.954 vatios si está mal aislada. Pero este es el consumo máximo para calefactar toda la vivienda, un cálculo que no tiene en cuenta que cuando estamos en el salón no ocupamos el dormitorio.

Muchos de nosotros ya estamos concienciados con el medio ambiente. Hacer uso de electrodomésticos catalogados como fuente renovable, contratar energía verde o no poner a tope estos electrodomésticos son factores que se añaden a la eficiencia que tienen o cómo se reduce su impacto ambiental con el tiempo.

A este respecto los aires acondicionados de LG funcionan con el refrigerante R32 , un gas con un 75% menos de impacto sobre el calentamiento global, siendo la primera marca en lanzar una gama completa de splits con este gas. Es parte de su compromiso como fabricante con el medio ambiente, una apuesta que los ha llevado a crear el reto Smart Green.

A través de esta iniciativa, LG busca no solo concienciar sobre la importancia de cuidar el planeta —algo que, por suerte, cada vez tenemos más claro todo—, sino adquirir este compromiso como fabricantes, impulsando la innovación en ecotecnología, diseñando electrodomésticos que reduzcan tu consumo de energía (como los aires acondicionados de los que hablamos aquí, capaces de reducirlo hasta en un 76%) y colaborando con otros agentes medioambientales en acciones como la reforestación del Parque Natural del Alcoroches.

El coste de enfriar y calefactar la vivienda

Una vez que tenemos clara la potencia calorífica tendremos que ver qué energía será necesaria consumir para alcanzarla. Recordemos que consumo no es lo mismo que coste, así como tampoco de vatios de calefacción o frigorías. Con los aires acondicionados de LG como este obtendremos un EER (relación entre potencia frigorífica y potencia consumida) de 3,73. Un kilovatio eléctrico dará como resultado 3,73 kW de frío.

Su COP (potencia calorífica entre potencia consumida) de 3,81. Esto significa que en los ejemplos de arriba el consumo eléctrico rondará los 219 vatios en Cádiz, 295 vatios en Valencia, 510 vatios para el caso de Pontevedra, 770 vatios en Madrid o 806 vatios en León.

Por último, el coste de calefactar o enfriar la vivienda será el resultado del consumo total multiplicado por nuestra tarifa eléctrica. Arriba hemos mostrado los datos de Nergiza: la aerotermia sigue siendo con diferencia la forma más asequible de calefactar con 0,045 €/kWh frente a los 0,063 €/kWh del gas (un 40% más) o los radiadores eléctricos (0,1570 €/kWh, un 248% más costosos).

Es decir, merece la pena invertir en un split de buena calidad para gastar menos mes a mes y poder amortizarlo. También trabajar el factor de aislamiento de la vivienda (la orientación y zona climática no podemos cambiarlos) porque, según datos de LG, es posible hacer uso de aparatos de aire acondicionado con tecnología inverter y calefactar nuestra vivienda por solo un euro al día.

Imágenes | iStock/RossHelen, LG, iStock/BartekSzewczyk