Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Respirar es inherente a la vida. En los humanos es un acto reflejo, una respuesta innata de regulación automática. No podemos planificarla, cancelarla o gestionar su efectividad. Simplemente, respiramos. Y, sin embargo, pocas veces nos paramos a pensar realmente qué es aquello que respiramos.

Pero, si bien se dice que somos lo que comemos, convendría puntualizar que en nuestra respiración obtenemos el combustible clave de nuestra alimentación. Veamos de qué se compone ese combustible. Porque su calidad determinará el estado de nuestra propia salud.

Más información:

  • Capaz de neutralizar los Nox Y SO2 principales causantes de la contaminación ambiental
  • Wifi integrado, control por voz y a través del móvil
  • Protección anticorrosión Gold Fin en la unidad exterior
  • Gas R32: 75% menos de impacto en el calentamiento global
  • 10 años de garantía en el compresor

¿Qué hay en el aire que nos rodea?

Parece una pregunta sencilla: ¿de qué está compuesto el aire que respiramos? Como veremos más adelante, a la misma podríamos darle varias y dispares respuestas.

Captura De Pantalla

El aire que nos rodea, el atmosférico, está compuesto de una mezcla de gases, principalmente nitrógeno (N2), al 78%, y oxígeno (O2), al 21%. Pero también contiene un grupo de gases nobles, al 1% (argón, neón, criptón y helio), dióxido de carbono (CO2), al 0,04% y vapor de agua, al 0,97%, aunque este varía constantemente. Este conjunto conforman el aire tal y como lo conocemos.

Como es obvio, la contaminación del aire implica incorpora más elementos a esta ecuación, sumando una mezcla de partículas sólidas y gases que deterioran gravemente nuestra salud. Este material particulado no proviene solo del exterior, de los vehículos; el polvo del hogar, las esporas del moho y las emisiones durante el proceso de ventilación de nuestros gadgets también contribuyen.

El aire que respiramos también contiene, en menor o mayor cantidad en metros cúbicos, ozono, monóxido de carbono (presente en el humo de la combustión), plomo (a través de residuos como pilas), partículas en suspensión, benceno (proveniente de resinas, gomas o detergentes), arsénico, asbestos, metano (de la combustión fósil) y dióxido de azufre, otro gas originado de la combustión de carbón y derivados del petróleo.

Y ya no hablamos solo de gases: por el aire campan a sus anchas virus y bacterias como el staphylococcus aureus, causante de la mayoría de las infecciones por estafilococo. Con todos estos datos sobre la mesa, repetimos: ¿qué hay en el aire que nos rodea?

Una cuestión de salud

Captura De Pantalla 2

La respuesta más inmediata que se nos vendrá a la cabeza es clara: «contaminación». Es una realidad, respiramos aire contaminado. Por ello, la calidad del aire preocupa a cerca del 85% de la población, a nueve de cada diez personas. Aunque es raro que sepamos qué partículas son aquellas que puedan afectarnos, y si hay alguna manera de contrarrestarlas.

Y aún falta un elemento en esta ecuación: las alergias, aquellas que están empeorando y prologándose con el cambio climático. En época de alergias, los pólenes son una preocupación masiva. A través de la extensión del periodo de alergias se ha constatado una correlación entre cambio climático y el empeoramiento de salud —y el coste de mantenerla—. Pero ¿qué efecto tienen las citadas partículas sobre las personas alérgicas? ¿Y sobre las que no lo son?

Aunque suene a ciencia ficción, a nivel usuario existe una forma de solucionarlo.

Un purificador, dos filtros

Aire

Durante los últimos años, el aumento de problemas respiratorios ha disparado cierta alarma entre la población. Desde hace tiempo, estas enfermedades lideran el aumento de la mortalidad en España y los purificadores de aire son, junto al humidificador, los productos de referencia entre las grandes ciudades.

Además, apenas comenzamos la actual desescalada tras un completo confinamiento de seis semanas. Vivir encerrado no es precisamente sano para nuestra salud. Con el aire viciado y una humedad superior a lo aconsejable, la ventilación es fundamental en nuestro bienestar.

El calor ya aprieta en algunas comunidades con la ferocidad del año pasado. Pronto se pondrán en marcha los aires acondicionados —algunos contaminarán con su rugido y su traqueteo antiguo—. Tal vez sea el momento de pensar en el futuro, en una nueva propuesta de LG que concilia salud, cuidado por el medio ambiente y el bienestar que garantizan sus climatizadores profesionales.

La fórmula parece sencilla pero es bastante compleja: la tecnología del LG Air Purifying combina la posibilidad de climatización con la limpieza del aire del entorno. Por un lado opera como un aire acondicionado convencional; por otro, limpia el aire a través de dos filtros. Un 2 en 1 que faculta un aire más limpio en nuestro domicilio.

El primero es un pre-filtro que absorbe, por ejemplo, pelo animal, esporas del moho y cadáveres de ácaros. La acumulación de estos elementos es responsable de alergias, asma e infecciones dermatológicas como dermatitis atópica. En suma, detecta la acumulación de polvo y lo filtra, ayudando en los hogares donde hay personas con alergias, niños y mascotas.

El segundo se compone de un filtro magnético 3M (HAF) de clasificación H13 HEPA, para partículas ultrafinas. Es decir, elimina hasta el 99,95% de las partículas de tamaño hasta 0,3 micrómetros. Este filtro cuenta con un difusor de iones que libera 5 millones de iones a través de 4 electrodos; dichos iones se adhieren a las partículas, cargándolas positiva y negativamente para ser atraídas por el filtro magnético, que procede a erradicarlas.

El display analiza la calidad del aire con un sistema de leds de colores. De verde a rojo, de menos a más contaminado. Y es en este segundo donde debemos detenernos. La producción de SOx (aunque su vida en la atmósfera es corta, su acumulación es constante) y NOx son responsables de algunas de las más graves dolencias respiratorias de nuestra sociedad. Los óxidos de azufre y de nitrógeno son dos de las cinco principales causas de contaminación ambiental en el planeta.

Según testeos de terceros, los equipos LG Air Purifying son capaces de eliminar el SOx y el NOx al tratarse de partículas con un tamaño cercano a los PM2.5. Y al reducir ostensiblemente la cantidad de estos gases y neutralizar su efecto podemos decir que respiramos un aire más limpio, literalmente.

Tiempos de cambio

Lg

En la actualidad estamos viviendo un cambio clave respecto a la climatización, evolucionando hacia el uso de gases refrigerantes con PCA bajo y mayor eficiencia energética. El gas refrigerante HCF R410A-R404 A no solo perjudica al efecto invernadero (PCA), también será sustituido en 2022. Por ello es importante apostar por un equipo preparado para el futuro, con cero impacto sobre la capa de ozono.

Los LG Air Purifying operan con gas R32, el más responsable con el medio ambiente al disminuir la huella de carbono respecto al R410A —en 2025 no se podrán vender equipos con una carga de refrigerante inferior a 3 kg—. Tiempos de cambios que también proponen mayor versatilidad y funcionalidad. No en vano los sistemas LG Air Purifying pueden ser controlados por voz, a través la TV, altavoz o smartphone con Google Assistant.

Esto se traduce en ventajas reales. ¿La más sencilla? Apagarlo o encenderlo fuera de casa vía control remoto a través de la aplicación LG ThinQ. O programarlo para que 10 minutos antes de llegar a casa se active a 20ºC. O monitorizar el estado del aire, comprobando el uso de energía mensual o el tiempo de encendido. Así también nos garantizamos una gestión eficiente con la que ahorrar un buen puñado de euros.

Esta aplicación, disponible tanto en Android como iOS, es capaz de ejecutar funciones tan esenciales como la Auto-Limpieza, el Confort Air, un programa de distribución óptima del aire, o la función jet mode, para enfriamiento rápido en días de calor atroz. Que vendrán, vaya que sí.

En definitiva, los equipos Air Purifying con compresor Dual Inverter —con tecnología de doble rotor que evita el desgaste gracias a su recubrimiento anticorrosivo Gold Fin—. No solo miran hacia un futuro sostenible, también lo propician haciendo hincapié en la mejora de la calidad del aire y, por tanto, de nuestra salud.

Imágenes | LG España, iStock (1)