Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La industria informática genera nuevas categorías de producto cada pocos años; tantas como tipos de usuario. Si hablamos de gaming, tenemos los jugadores casual y los hardcore, por necesidades de rendimiento podemos hablar de clientes base y power users… la lista sigue y sigue. Recientemente ha aparecido una nueva etiqueta: el nomada digital. ¿Pero qué es exactamente eso?

La idea del nómada digital deriva más o menos directamente de lo que la prensa especializada estadounidense llamaba road warrior allá por los años 90. Profesionales que por su trabajo se desplazaban continuamente en coche y precisaban un portátil capaz de lidiar con cualquier adversidad. El nómada digital, dotado ahora con herramientas tan capaces como el LG Gram 14T990, lleva esta idea un poco más allá, puesto que no tiene un trabajo itínere, sino todo un estilo de vida.

Características:

  • Ultraligero y convertible, con solo 1145g de peso y una batería de hasta 23,5 horas
  • Memoria ampliable, disco SSD de 512GB de serie con ranura adicional para ampliar hasta 2TB. Memoria RAM de 8GB con ranura de ampliación para llegar hasta 16GB
  • Conectividad universal con 2 x USB 3.1, 1 x USB Tipo C con carga ultrarrápida y carga en apagado, 1 x HDMI, entrada de Auriculares (3.5 mm) y ranura para tarjeta Micro-SD 3.0
  • Pantalla convertible 14" en chasis compacto con panel IPS Full HD que cubre hasta un 96% sRGB
  • Procesador Intel Core i7-8565U de 8ª Generación (1.60GHz, Turbo up to 4,60GHz, L3 Cache 6MB, 15W) y Windows 10 Home

Definiendo al nómada digital

A veces da la impresión de que la industria se conjura para crear nuevas etiquetas, pero lo cierto es que cuando hablamos de tendencias laborales, cada grupo generacional crea sus propias dinámicas e incluso profesiones. Nuestros padres no trabajaban igual que nuestros abuelos, y seguramente nuestros hijos tampoco lo harán como nosotros.

En este caso merece la pena hablar de los tan traídos y llevados millennials, que no deben ser confundidos con los miembros de la más joven Generación X. Las personas nacidas entre 1980 y 2000 (podemos ser un poco laxos en cuanto a fechas) han tenido que enfrentarse a importantes cambios en el mercado laboral, pero sus filosofías de trabajo también son distintas.

Al mismo tiempo, también han cambiado las herramientas de trabajo. El LG Gram 14T990 supone el último episodio en la evolución de esos antiguos portátiles que parecían maletas y que solo podían funcionar conectados a un enchufe. Características como el uso de unidades SSD en lugar de discos duros responden a la búsqueda de la inmediatez en el acceso a la información almacenada, mientras que el soporte para un lápiz digital se torna imprescindible para tomar notas en cualquier momento.

Un estudio realizado por la prestigiosa firma de análisis Gallup muestra que los millennials son «la generación que salta entre trabajos». No solo por la inestabilidad económica, sino porque por su propia actitud son los trabajadores menos involucrados en su lugar de trabajo. Y no esperan mucho más de sus jefes. Cuando surge una oportunidad mejor, simplemente apagan el PC y se van. Deloitte ha llegado a una conclusión similar.

Esta falta de ataduras es aún más clara en las profesiones liberales o creativas. Unido a una mayor dificultad para acceder a una vivienda en propiedad (o a un mayor rechazo hacia la misma a consecuencia de los tambaleos económicos de las últimas dos décadas), muchos usuarios han decidido prescindir de herramientas como el ordenador de sobremesa. Un portátil ligero y versátil, tal es el caso del LG Gram 14T990, es todo lo que necesitan. Ya no hace falta encadenarse al escritorio, especialmente cuando la oficina tiene una dirección distinta cada semana.

En este sentido la filosofía del nómada digital encaja bastante bien entre los trabajadores remotos o a distancia. Un día pueden estar cubriendo su puesto desde casa y al siguiente en un evento a cientos de kilómetros. O en la cafetería de la calle de al lado, igual da. La línea telefónica fija ha sido sustituida por herramientas de colaboración online y de gestión de proyectos.

Una subsección de los nómadas digitales, posiblemente aún más representativa, son los trabajadores gregarios autónomos. Hablamos de fotógrafos de eventos, músicos, periodistas, escritores y diseñadores. Gente que no es que no precise necesariamente un estudio fijo, sino que por sus propias circunstancias ni siquiera tiene sentido mantener uno solo para ellos.

Cada vez más a menudo, estos profesionales abogan por la perenne idea del coworking y las oficinas compartidas; una idea que ya ha generado varios bluffs durante los últimos años pero que ahora empieza a asentarse ante el creciente número de profesionales que solo requieren un espacio fijo de trabajo de forma ocasional. En estos casos lo habitual es desplazarse con el portátil debajo del brazo, hacer lo que se tenga que hacer en la oficina y salir corriendo a donde sea necesario para atender al próximo fuego.

Casos reales con necesidades ineludibles

Llegados a este punto podemos dar por hecho que el nómada digital es un tipo de trabajador que no solo existe, sino que requiere de herramientas específicas. El clásico ordenador de sobremesa está totalmente descartado, naturalmente. Cuando las rodillas se convierten en el escritorio y cualquier rincón es nuestra oficina, hace falta algo potente y fiable, sí, pero también ligero y versátil como el LG Gram 14T990.

Jal Luxfotógrafo y DJ, es un vivo ejemplo de nómada digital. Hace poco participó en un festival de música electrónica en Francia y ahora, de vuelta en España, debe alternar sus sesiones entre distintas salas de Barcelona y Zaragoza. Todo ello sin descuidar su actividad como fotógrafo cuando no está entre los platos. «Cuando arrastras una maleta con 20 kilos de discos o llevas colgados más de 2.000 euros entre cámara y objetivos, lo último que quieres es pensar en el portátil«, apostilla entre risas.

Para Jal Lux, las cosas están más que claras. Su ordenador debe ser tan ligero como para olvidarse de él, pero al mismo tiempo debe ofrecer un espacio de trabajo lo suficientemente generoso como para distribuir toda la ecualización de su software de mezclas y trabajar con fotografías a alta resolución. En RAW, además, lo que requiere de cierta potencia de procesamiento y una SSD a la altura. Con su pantalla IPS de 14 pulgadas y procesadores hasta Core i7 en poco más de 1 kg de peso, el LG Gram 14T990 es un polivalente caballo de batalla.

En su caso, además, el ordenador debe ser especialmente resistente. Golpes y caídas son habituales, por lo que el uso de un chasis de nanocarbono y magnesio con certificación MIL-STD 810G puede suponer la diferencia entre terminar el día con total normalidad o perder el trabajo de una semana por culpa de un traspié o una maleta de discos mal colocada.

En su uso como herramienta creativa, el LG Gram 14T990 se guarda además un as en la manga: es un portátil convertible, por lo que se puede utilizar en modo tablet y acepta el uso de un lápiz digital. Gracias al LG Stylus, basado en la tecnología Wacom AES 2.0 y con 4.096 niveles de presión, es posible realizar retoques rápidos pero precisos en cualquier lugar, sin necesidad de buscar un amplio escritorio para el ratón ni mucho menos acarrear una tableta digitalizadora.

El uso del LG Stylus es singular. Y es que hay muchos equipos convertibles, pero la mayoría no ofrecen soporte para esta clase de elementos. Poder modificar imágenes o realizar bosquejos sobre la marcha facilita tremendamente la comunicación con clientes y modelos, más aún gracias al uso de una bisagra de 360 grados.

«Tengo un estudio compartido con varias personas, y muchas veces están haciendo ellos una sesión o hay mucho ruido», señala Jal Lux, «poder llevarme el trabajo a cualquier lugar y montar un prototipo rápidamente para el cliente o finalizar un retoque sin necesidad de tener un escritorio es algo que te puede salvar el día, sobre todo porque muchas veces sabes cuándo tienes ocupado el local, pero no cuándo volverá a estar libre«.

¿Una simple etiqueta o algo más?

Como hemos podido ver, la figura del nómada digital es una realidad profesional y no solo un término vacío. ¿Pero cuántos son realmente? ¿Es una situación sostenible a largo plazo? Lo cierto es que el nomadismo digital en su vertiente más pura, la del profesional que literalmente vive en la carretera o la terminal de un aeropuerto, es algo bastante minoritario y que posiblemente no bastaría para vender ordenadores.

Profesionales liberales con un componente mayor o menor de nomadismo digital, sin embargo, hay a montones. Y cada vez son más.

Satisfacer las necesidades de esta categoría de usuarios no es algo sencillo. Un portátil de bajo peso no les sirve si tiene una autonomía reducida, y al mismo tiempo demandan un nivel de versatilidad que no pueden proporcionar la mayoría de los Ultrabooks al necesitar una máquina móvil pero capaz de sustituir a un equipo de sobremesa.

Encontrar ordenadores que cumplan estos requisitos y a la vez carezcan de las desventajas que suelen llevar aparejadas no es fácil, y el LG Gram 14T990 es uno de los pocos modelos actualmente en el mercado que cumple con ellos.

Fotografías | LG