Contenidos contratados por la marca que se menciona
Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Casi todos hemos vivido ese momento en carne propia: toca renovar el televisor y comienza esa travesía valorando pros y contras, ese ojo atento a las innovaciones en HDR, la esperanza de amortizar la elección habiendo elegido bien, sin olvidar otros tantos detalles más (tamaño, conexiones, audio…).

Pasamos demasiado tiempo intentando acertar y a veces eso puede frustrarnos. Hay tantas opciones en el mercado que no siempre es fácil saber qué receptor comprar. ¿Cómo elegir un televisor? Descúbrelo con nuestra guía. Pero ya te adelantamos una máxima: apuesta por la calidad de imagen; es decir, por un dispositivo que mime parámetros como el brillo, el color, el contraste, la reproducción de los detalles, etc.

¿Qué tamaño de televisor comprar?

El tamaño está circunscrito al espacio de la sala. Un “cuanto más grande, mejor” no siempre tiene sentido. No tiene por qué ser el más adecuado según la configuración de la sala donde se monte. Para hacernos una mejor idea, esta sería la jerarquía adecuada para elegir un televisor según la distancia a la que solemos situarnos para verla:

TAMAÑO DISTANCIA A RESOLUCIÓN FULL HD DISTANCIA A RESOLUCIÓN 4K
45 Pulgadas 2 metros 1,80 metros
50 Pulgadas 2,20 metros 1,90 metros
55 Pulgadas 2,40 metros 2 metros
60 Pulgadas 2,70 metros 2,20 metros
65 Pulgadas 2,90 metros 2,30 metros
70-75 Pulgadas 3-3,10 metros 2,30-2,50 metros

Como puede comprobarse, las 65 pulgadas pueden ser un buen punto intermedio para la gran mayoría de configuraciones de espacio. 

Televisores OLED: ¿cuándo son la mejor opción?

Si deseas profundizar sobre las distintas tecnologías, te recomendamos leer este artículo. Para resumir, en la actualidad existen cinco grandes tecnologías:

  1. OLED. Se trata de LED orgánicos compuestos por átomos de carbono. No necesitan retroiluminación, ya que no representan el color. Por esta razón, son los únicos capaces de mostrar un negro “puro”, sin estelas ni halos propios de los píxeles del LCD retroiluminado.
  2. QNED MiniLED. Esta nueva tecnología fusiona las capacidades del QLED y la NanoCell, logrando una iluminación de gran control a través de 30.000 LED muy pequeños y 2.500 zonas atenuación. La suma de LED tan pequeños logrando tanta densidad resume el quid de este avance, pudiendo alcanzar un contraste de 1.000.000: 1.
  3. QLED y Triluminos. Tecnologías LCD que suman uno o varios filtros para mejorar el control de luz y colorimetría. Pueden mostrar un gran pico de brillo. Sin embargo, la profundidad de los colores no será tan orgánica como en paneles OLED.
  4. ULED. Otra alternativa similar a las dos anteriores con mayor control en las zonas de luz, mediante tecnología Local Dimming, con el fin de evitar la desaturación o lavado de color.
  5. NanoCell. Tipo de LED de contraste y ángulo de visión mejorado gracias a un panel que garantiza un mayor control lumínico y un color fotorrealista, patentado por LG. Ideal para quien busque un buen panel de presupuesto contenido.

Basándonos en esta información, los televisores OLED son la mejor opción cuando buscamos una mayor pureza en el color. Ideal para amantes del cine, usuarios de videojuegos y consumidores habituales de audiovisual, el OLED de LG certifica compatibilidad total con todos los estándares HDR del mercado internacional

Para usos como ver vídeos en Youtube o hacer streamcast desde el móvil, basta con tener un panel pequeño y económico. Para ver el fútbol con amigos, incluso podemos apostar por un proyector de tiro corto. El OLED de tercera generación de LG, por el contrario, ofrece la experiencia más completa para disfrutar de cine, series y videojuegos, al evitar, como veremos más adelante, estelas y artefactos visuales gracias a su tratamiento orgánico del color.

Además, gracias a Guardián Ocular, la salud ocular de toda la familia estará menos expuesta. Y es las tecnologías LG OLED y LG NanoCell reducen la emisión de luz azul (emiten un 35% frente al 64% de los paneles LED), eliminando el riesgo fotobiológico derivado del uso de pantallas y cumpliendo con los estándares internacionales:

Características de un buen televisor que no debes pasar por alto

Existen cuatro características clave para elegir tu televisor sin fallar:

  • Procesador

El procesador es el cerebro, el responsable de gestionar todos los metadatos, optimizar los perfiles y la sincronización de información en cada imagen. LG apuesta por su procesador Alpha de novena generación, cuyo músculo se fundamenta en algoritmos Deep Learning. Un pequeño ordenador escondido, sin duda, bajo el panel.

  • Resolución

Como ya hemos apuntado, a menor resolución, menos calidad de imagen. Es por ello que un panel Full HD impone usarse desde mayor distancia que uno 4K, para no percibir los píxeles. La industria del videojuego actual recomienda jugar a 4K y 60 fps por una razón: solo así se aprecia el salto de generación.

La gran mayoría de lanzamientos actuales usan tecnología HDR y resolución 4K nativa. Sin un panel a la altura, estaremos infrarrepresentando o desvirtuando lo que de otra manera se vería mucho mejor. De hecho, nuestra recomendación es apostar por un panel compatible con 8K, como los nuevos Signature de LG, con el fin de garantizar un rendimiento al máximo durante los próximos años.

  • Calidad de imagen

La calidad la define el tipo de panel, las tecnologías compatibles con el mismo y la latencia o tiempo de respuesta. Los OLED de LG reproducen 1.073 millones de colores diferentes frente a los 6,7 millones de colores de un panel LED de 8 bits de profundidad. La compatibilidad con Dolby Vision y HDR10+ es determinante para ver cada escena con el rango dinámico adecuado, tal y como fue concebida.

En cuanto a la latencia, nos referimos a la compatibilidad con tecnologías como ALLM (Auto Low Latency Mode) y QFT (Quick Frame Transport), cuya misión es minimizar los tiempos de respuesta en cada cambio de escena y sincronizar la velocidad de fotogramas para emitir un flujo de imágenes constante, algo propio del mundo del gaming, con AMD FreeSync y NVIDIA G-Sync como estándares clave.

  • Y calidad de audio

Un buen televisor garantiza todo en conjunto, y la imagen sin su contrapartida auditiva no es nada. Es por ello que debemos apostar por dispositivos compatibles con tecnologías como eARC y la conexión HDRI 2.1, pudiendo transmitir hasta 32 canales de audio con una profundidad de 24 bits y 192 KHz.

¿Qué significa? Que a más ancho de banda, mayor calidad, cero compresión y, por supuesto, compatibilidad con decodificadores como DTS:X o Dolby Atmos, los últimos estándares en audio espacial, el sustituto al surround 3D de hace unos años.

¿Qué tener en cuenta del sonido y las conexiones al elegir tele?

Una vez profundizado en las claves del buen panel, aún debemos ir un paso más allá para hablar de las claves en cuestión de sonido. Volvemos, pues, a hablar de HDMI 2.1 y de la necesidad de contar con él. LG no apuesta por construir televisores OLED con un único puerto HDMI 2.1, sino que completa este apartado con conexiones HDMI 2.0. 

Como ya apuntamos en este otro artículo, el HDMI 2.1 garantiza «compatibilidad con Dolby Atmos, DTS:X y MPEG-H, además de ser compatible con eARC (enhanced Audio Return Channel), imprescindible para disfrutar de una experiencia de audio envolvente y tridimensional». Solo tienes que comparar un viejo estéreo con la tecnología Dolby Atmos Full 360º para darte cuenta de su poderío.

La conexión HDMI 2.1 es imprescindible tanto en el apartado de audio como para garantizar compatibilidad 100% con las últimas consolas del mercado. PS5, Xbox Series X y las que vendrán apuestan por las técnicas de refresco adaptativo VRR (Variable Refresh Rate) y QMS (Quick Media Switching). Su objetivo es evitar mareos y vista cansada, y representar de forma fidedigna la acción, por muy frenética que sea, sin tearing ni artefactos visuales.

Integración en el hogar: ¿qué diseño de televisor elegir?

La estética es, quizá, el apartado más ignorado. Pero lo dejamos para el final con intención: como en una pieza de arte, la suma de las partes debe dar como resultado algo superior.

LG opta por diseños minimalistas, peanas equilibradas y marcos mínimos, con un objetivo más allá de lo visual, desarrollando paneles que puedan integrarse en cualquier entorno como lienzos colgados de la pared, encapsulando las necesidades tecnológicas de un usuario del siglo XXI sin cuidar las corrientes modales y el gusto por cierta delicadeza conceptual. Porque los televisores de LG están bien pensados por dentro y por fuera.

Pero para convertir tu televisor en un cuadro, este debe poder verse como un cuadro. Esta es la clave de LG OLED evo, una evolución capaz de garantizar una mejor luminosidad que lleva asociado un mayor brillo (hasta un 20% superior), sin reflejos, absorbiendo la luz excedente del entorno y garantizando claridad, detalle y realismo de primer nivel.

¿Y cómo se consigue? Gracias a una capa extra de material emisivo basado en hidrógeno-2 o deuterio en vez de recurrir al hidrógeno habitual, lo que refina las longitudes de onda de la luz, optimiza los resultados y alarga la vida útil de los LED orgánicos aún cuando el voltaje es más alto y el brillo más intenso (hasta 1.000 lumens, nada menos). ¿El objetivo? Que tu LG OLED luzca como una obra de arte.

LG OLED reconocido por una década de innovación en TV en los premios EISA 2021

Celebrados anualmente por la Expert Imaging and Sound Association, la organización editorial de electrónica de consumo más grande del mundo, los premios EISA han reconocido a los siguientes televisores LG (además de otros dispositivos de la marca) por su excelente rendimiento y diseño superior:  LG OLED TV (modelos OLED65G1, OLED48C1) LG QNED Mini LED TV (modelo 75QNED99).

En concreto, el televisor OLED G1 de 65 pulgadas de  LG ha sido nombrado EISA BEST PREMIUM OLED   TV 2021-2022, lo que supone el décimo año consecutivo de galardones para LG OLED TV.

Imágenes: LG