Windows 11 es el nuevo sistema operativo de Microsoft. La estrategia actual de Microsoft es la de actualizar su sistema operativo de forma continua y frecuente, con updates “grandes” una o dos veces al año, y menos importantes de forma habitual. Con todo, un sistema operativo como Windows 10 se sustenta sobre unos “pilares” que son inamovibles en aspectos de bajo nivel, como los relacionados con la seguridad o las APIs con las que “hablan” los programas para relacionarse con el hardware.

Para poner al día un sistema operativo como Windows 10 de un modo profundo, la única solución es cambiar de versión. Y es lo que ha hecho Microsoft con Windows 11: ir más allá de las actualizaciones habituales para renovar los pilares de bajo nivel que atañen a aspectos como la seguridad o el uso de los gráficos.

No obstante, los usuarios también sabrán apreciar los muchos cambios estéticos que representan un lavado de cara por completo del sistema. Nos referimos a su nuevo diseño, pero también a su renovado menú de inicio, a la compatibilidad con aplicaciones de Android, la personalización de los escritorios virtuales o los cambios en el explorador de Windows, entre sus muchas-muchas novedades.

Requisitos de Windows 11 que debe tener tu dispositivo

Con la llegada de Windows 11, el nuevo sistema operativo de Microsoft, no son pocas las dudas que inundan a los usuarios respecto a la compatibilidad que éste tendrá con sus actuales equipos o en aquél que estén pensando en adquirir. LG Gram, la gama de portátiles ultraligeros de LG y de la que ya os hemos hablado en otras ocasiones, presume, entre sus principales características, de su reducido peso, su gran resistencia, la calidad de su pantalla con panel IPS y, por supuesto, su enorme autonomía, siendo un gran ejemplo de cuáles son las especificaciones con las que ha de contar nuestro dispositivo para garantizar un correcto funcionamiento de Windows 11.

El hardware ha ido evolucionando durante estos últimos años en apartados como la seguridad, los procesadores o los gráficos. Windows 10 ha optimizado su uso para aprovechar las tecnologías y funcionalidades de los nuevos procesadores, las nuevas tarjetas gráficas o los nuevos chips de seguridad, que velan por la privacidad de los datos o la encriptación de los soportes de almacenamiento. Pero, Windows 10 está “atado” a las tecnologías heredadas con las que tiene que mantener la compatibilidad.

Windows 11, sin embargo, rompe con las ataduras del hardware “legacy”. Windows 11 está diseñado para aprovechar las tecnologías de los procesadores más recientes, como la de los Intel Alder Lake con arquitectura híbrida, así como las pantallas HDR o los chips de seguridad que protegen a los dispositivos frente a ataques de malware, incluso durante el proceso de arranque o aprovechando vulnerabilidades de la memoria, por ejemplo.

De hecho, Windows 11 establece nuevos requisitos mínimos que los equipos deben satisfacer para que la instalación de este nuevo sistema operativo sea satisfactoria. Aquí tenéis algunos de estos requisitos, aunque es posible consultar la lista completa en la página de soporte de Microsoft.

Es importante tener presente esta lista de requisitos para tomar una decisión de compra en el momento de hacernos con un ordenador. Podremos, en algunos casos, instalar Windows 11 en equipos que no cumplan con los requisitos mínimos, pero Microsoft advierte:

“ADVERTENCIA: No se recomienda instalar medios de Windows 11 en un equipo que no cumpla los requisitos mínimos del sistema de Windows 11 y podría dar lugar a problemas de compatibilidad. Si continúas con la instalación de Windows 11 en un equipo que no cumpla los requisitos, dicho equipo dejará de tener soporte y no tendrá derecho a recibir actualizaciones. La garantía del fabricante no cubre los daños provocados en el equipo por falta de compatibilidad”.


  • Portátil ultraligero de 17” y 1,3 kg de peso
  • Pantalla en formato 16:10 con panel IPS WUXGA (2560 x 1600px)
  • Windows 10 Home (64bit) para un desempeño más fluido
  • Intel EvoTM i7 11ª gen., Iris Xe, 32GB RAM, 1TB SSD NVMe
  • 2 puertos USB 3.2, 2 USB Tipo C con Thunderbolt 4, 1 HDMI y USF/Micro-SD 3.0
  • Batería de hasta 15 horas de autonomía

¿Cómo saber si mi ordenador es compatible con Windows 11?

Llegados a este punto, encontramos que no todos los equipos del mercado van a ser compatibles con Windows 11. Para saber si un ordenador es compatible o no con Windows 11, podemos repasar los requisitos y confrontarlos con la configuración del ordenador que tenemos o queremos comprar. Pero es mucho más fácil y más conveniente usar la herramienta de Comprobación de Estado del PC sobre Windows 10 antes de decidirnos a actualizar el sistema operativo desde Windows 10 a Windows 11 o dar el paso y comprar un equipo nuevo.

Los fabricantes ya han pensado en este punto, asegurando que las nuevas generaciones de PCs de sobremesa y portátiles están ya optimizadas para que funcionen correctamente con Windows 11. Es lo que sucede, sin ir más lejos, con los portátiles LG Gram, en los que todos los componentes funcionan a la perfección con Windows 11, empezando por la seguridad con el chip TPM 2.0, pasando por las unidades de almacenamiento NVMe, hasta llegar a los gráficos Iris X o UHD de Intel. Gracias a sus configuraciones y características técnicas, son perfectamente compatibles con Windows 11.

 

Otra forma de saber si el equipo es compatible, partiendo de que tenemos Windows 10, es acudir al menú de configuración en el apartado de Windows update. Allí aparecerá la información acerca de la compatibilidad con Windows 11 y si podemos o no instalar la nueva versión. O en su defecto se ofrece la posibilidad de ir a la página de Microsoft donde encontrar los recursos sobre compatibilidad.

Cómo descargar Windows 11

Windows 11 está pensado como actualización gratuita desde Windows 10. Luego veremos cómo dar este paso. Si la actualización no es adecuada, podremos también descargar la ISO, crear una unidad de DVD o USB (esta última opción será mejor) e instalar Windows 11 desde cero, como veremos después.

Eso sí, para instalarlo desde cero, la descarga de la ISO precisa de una clave de licencia de Windows 11 o, en su defecto, de Windows 10. Si actualizamos desde Windows 10, podremos usar la licencia instalada para “saltar” a Windows 11. Pero si instalamos desde cero, sin una versión de Windows 10 previa, podremos instalarlo, pero sin la posibilidad de activarlo.

La descarga de la ISO de Windows 11 se puede llevar a cabo desde aquí. Tenemos todas las opciones: desde el asistente de instalación si ya estamos en Windows 10, hasta la descarga de la ISO, pasando por la herramienta de creación de soportes de instalación de Windows 11.

Hay que recordar que en algunos casos tendremos que tener la licencia de Windows 11, al no pasar por Windows 10.

Cómo actualizar de Windows 10 a Windows 11

Para muchos usuarios, la actualización será el camino más lógico para hacerse con Windows 11. Las actualizaciones siguen un calendario que no necesariamente asegura el upgrade inmediato, aunque en muchos casos la instalación “saltará” en poco tiempo, siempre y cuando tengamos Windows 10 actualizado y al día. Y cumpla con los requisitos mínimos, claro, como ocurre con los ultraligeros LG Gram.

Si la actualización no salta, podemos darnos de alta en el programa Windows Insider y apuntarnos al canal Beta o Dev. En ese caso, podremos instalar las versiones más actuales de Windows 11, aunque a costa en algunos casos de exponernos a inestabilidades. La opción de alta en Windows Insider está al final, en el menú de Actualización y seguridad.

La actualización a Windows 11 desde Windows 10, si no queremos depender de los canales Insider, puede realizarse a través del asistente que Microsoft pone a disposición de los usuarios aquí. Tras comprobar que teníamos 9GB de espacio libre en disco, no hemos encontrado problemas en la actualización siguiendo los pasos que esta aplicación nos iba indicando.

El proceso es totalmente guiado. Después de descargar el Asistente de instalación, seleccionamos Ejecutar. Si todo va bien, veremos los términos de la licencia. Seleccionamos Aceptar e instalar, para a continuación hacer clic en Reiniciar ahora. La instalación tardará un poco, pero lo único que tendremos que vigilar nosotros es que el PC permanezca encendido.

Cómo instalar Windows 11 desde cero paso a paso

La instalación de Windows 11 desde cero es una de las opciones menos recomendables para la mayoría de los usuarios, salvo los que sepan qué están haciendo. Para llevarla a cabo, es preciso usar un medio de instalación, como un DVD o una llave USB, que habremos creado siguiendo alguno de los métodos y asistentes que hemos mencionado en los apartados anteriores.

Habrá que configurar el arranque del sistema desde el dispositivo externo elegido. Este punto se configura en la BIOS, aunque en muchos casos, si el sistema no detecta el sistema operativo, buscará automáticamente en otros medios, como estos que mencionamos.

Podemos instalar el sistema sin un número de serie, en cuyo caso nos pedirá elegir qué versión de Windows 11 queremos cargar. Nosotros tenemos una clave de Windows 10 Pro, que nos ha servido para instalar Windows 11. Sin activar Windows, podremos usar el equipo durante un tiempo, pero nos recordará a menudo la necesidad de instalar una clave válida.

Si tenemos un número de serie, la versión vendrá definida por él. Lo cierto es que lo más complicado del proceso es crear la unidad de arranque con la instalación del sistema operativo y, en el caso de que el equipo no arranque desde unidades externas, acceder a la BIOS para configurar este punto. El asistente para crear un medio de instalación (aquí) facilita este apartado en gran medida, sino en toda.

El asistente de instalación de Windows 11 está puesto al día frente a Windows 10, todo sea dicho. Lo más conveniente es añadir una cuenta de Microsoft para asociar Windows con nuestra identidad de usuario en la nube, pero podemos instalar también localmente sin conectividad cloud.

Múltiples formas de hacernos con Windows 11

La casuística es muy amplia como se ve. Lo más importante, en cualquier caso, es tener claro que el equipo que vayamos a comprar es compatible totalmente con Windows 11. Existe la posibilidad de instalar este sistema operativo en equipos que incumplan algún requisito menor, pero a costa de no recibir actualizaciones.

LG, en cualquier caso, ofrece compatibilidad sin letra pequeña en su gama LG Gram, por lo que podremos estar tranquilos sobre la actualización a Windows 11 desde Windows 10 en cualquiera de las modalidades que hemos visto.


  • Portátil ultraligero de 17” y 1,3 kg de peso
  • Pantalla en formato 16:10 con panel IPS WUXGA (2560 x 1600px)
  • Windows 10 Home (64bit) para un desempeño más fluido
  • Intel EvoTM i7 11ª gen., Iris Xe, 32GB RAM, 1TB SSD NVMe
  • 2 puertos USB 3.2, 2 USB Tipo C con Thunderbolt 4, 1 HDMI y USF/Micro-SD 3.0
  • Batería de hasta 15 horas de autonomía